El Tabloide

Stephen Hawking

“…su empuje era casi irracional por avanzar en el conocimiento, a pesar de sus condiciones de salud…”.

La ciudad de Oxford (Inglaterra) vio nacer a uno de los hombres más brillantes de los últimos tiempos: Stephen William Hawking, cuya luz vital se extinguió el 14 de marzo del año en curso. Stephen nació en Oxford en 1942, debido a que a ese lugar se desplazaron sus padres, en busca de seguridad para su gestación, ya que Londres estaba siendo bombardeada por la Luftwaffe (Fuerza Aérea de Alemania en la época nazi).

Existen varias biografías sobre el científico inglés, pero probablemente la más popular fue escrita por su primera esposa: Jane Hawking y llevada exitosamente al cine en 2014, bajo el nombre de La Teoría del Todo. Dicho film relata la compleja vida de Hawking, sus relaciones vitales y amorosas, su empuje casi irracional por avanzar en el conocimiento, a pesar de sus precarias condiciones de salud, dado que a temprana edad le diagnosticaron una esclerosis lateral amiotrófica (ELA), que con el paso de los años fue agravando su estado de salud, hasta dejarlo casi completamente paralizado y sin voz, hecho que lo obligó a comunicarse hasta sus últimos días, a través de un aparato generador de voz.

Sin duda, han de servir de ejemplo, la tenacidad de Hawking para luchar contra sus dolencias y su ingenio, permeado por su sensibilidad humana y por la profundidad de su pensamiento, rasgos inconfundibles de su talento que discurre en obras, que permiten, incluso que personas no especializadas en el tema, puedan acercarse a sus planteamientos, como ocurre con su famoso libro prologado por Carl Sagan, Breve Historia del Tiempo, que por medio de temas relativos a la naturaleza del tiempo, al big bang y a los agujeros negros, nos revela la impredecible polifonía del universo.

Compartir: