Flynn podría ser condenado a cinco años de prisión por ocultar al FBI las conversaciones que mantuvo con el Kremlin, además lanea testificar que Trump le dio la orden de contactar con el Gobierno de Putin, según la ABC.

El exasesor de seguridad nacional de Donald Trump, Michael Flynn, se ha declarado culpable este viernes de mentir sobre las injerencias rusas durante las elecciones estadounidenses, un delito por el que podría ser condenado a cinco años de prisión, y ha admitido que “importantes miembros” del equipo del presidente conocían sus actividades.

Según la cadena ABC, Flynn planea testificar que Trump fue quien le pidió que iniciara contactos con el Kremlin cuando el presidente Barack Obama aún estaba en el poder con el objetivo de que EEUU y Rusia trabajaran juntos en la lucha contra el Estado Islámico (EI) en Siria.

En una audiencia en la corte del Distrito de Columbia, Flynn se declaró culpable de haber mentido sobre sus contactos con el embajador ruso en EE.UU., Serguéi Kisyliak, y se comprometió a colaborar con el fiscal especial de la investigación rusa, Robert Mueller, lo que podría desembocar en más imputaciones.

El exasesor de Trump compareció ante el tribunal después de que Mueller, que investiga la posible injerencia de Rusia en los comicios de 2016 en EE.UU., lo acusara de “intencionadamente y con conocimiento” hacer “declaraciones falsas, ficticias y fraudulentas” al FBI.

Flynn aseguró que había hablado con el embajador ruso sobre sus vacaciones, pero en realidad había hablado sobre las sanciones de Obama a Rusia

En un escrito de dos páginas, al que ha tenido acceso Efe, el fiscal especial acusó a Flynn de haber mentido sobre unas conversaciones que mantuvo con miembros del Gobierno ruso cuando fue interrogado el 24 de enero en Washington

En concreto, según el fiscal especial, Flynn mintió sobre una conversación que tuvo con Kisyliak sobre unas sanciones que el 29 de diciembre de 2016 el entonces presidente Barack Obama impuso a Rusia por su papel en el robo de documentos al Partido Demócrata.

Precisamente, Flynn tuvo que dimitir en febrero de 2016 por haber mentido al vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, y a otros altos oficiales del Gobierno sobre esas conversaciones que había mantenido con el embajador ruso mientras Obama aún era presidente y Trump se preparaba para asumir el poder, algo que ocurrió el 20 de enero. En ese momento, Flynn aseguró a la Casa Blanca que había hablado con el embajador ruso sobre sus vacaciones, pero en realidad había hablado sobre las sanciones de Obama a Rusia.

Dimitió en febrero de 2016 por haber mentido al vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, sobre esas conversaciones

Como consecuencia, Trump pidió a Flynn que dimitiera el 13 de febrero, aunque supuestamente un mes antes, el 26 de enero, la entonces fiscal general en funciones, Sally Yates ya había avisado al Gobierno de los contactos con Rusia de uno de los asesores más cercanos al presidente. Flynn solo desempeñó el cargo de asesor de seguridad nacional de Trump durante 24 días.

El proceso contra Flynn es producto de la investigación, conocida como ‘Rusiagate’, que en mayo comenzó el fiscal especial Robert Mueller para examinar los lazos entre Rusia y la campaña de Trump para influir en las elecciones presidenciales de 2016 y favorecer la victoria del magnate republicano.

También te puede interesar:   Lección que aprenderás si fumas en una gasolinera
Compartir: