La institución educativa Aguaclara, con un 4.5 %, se constituye en la entidad con más alto índice en materia de deserción escolar en el año lectivo que avanza, lo que representa casi 80 estudiantes menos en sus aulas.

En los últimos años, el número de estudiante en establecimientos del municipio ha pasado de 32.000 a 29.000

La institución educativa Aguaclara, con un 4.5 %, se constituye en la entidad con más alto índice en materia de deserción escolar en el año lectivo que avanza, lo que representa casi 80 estudiantes menos en sus aulas.
Las cifras de estudiantes en los colegios tulueños, tanto públicos como privados, están decreciendo en los últimos años, al punto que de 32.000 promedio que había hace cinco años, hoy hay un poco más de 29.000.
No obstante, de acuerdo con las estadísticas que se manejan en la Secretaría de Educación Municipal, este es un fenómeno nacional que se mueve por diversas razones entre las que se cuentan, de manera principal, el decrecimiento en los índices de natalidad.

“Es indudable que hoy están naciendo menos niños que hace cinco o diez años y esto se refleja en las cifras de niños y jóvenes matriculados” señaló Alberto Sánchez Gutiérrez, secretario de Educación municipal encargado.

Ese mismo concepto tiene el rector de la institución educativa Gimnasio del Pacífico, Gustavo Bermúdez Lozano, quien hace claridad en torno a dos conceptos: deserción y traslado y agrega que se debe hablar preferencialmente de movilidad del estudiantado.

“Nosotros tuvimos, al inicio del año lectivo en febrero, 2.300 matriculados pero a junio pasado, contabilizamos 2.269, es decir 31 estudiantes menos pero de ellos, solo 16 se pueden considerar realmente como deserciones mientras que los 15 restantes se movilizaron a otras instituciones propias o de otras localidades” señala el directivo docente.

Globalmente, según las estadísticas de la Secretaría de Educación Municipal, al cierre del segundo período en junio pasado, se habían presentado 398 estudiantes menos en relación con los matriculados a inicio de año.

Sánchez precisó que una de las instrucciones de la Secretaría es hacerle seguimiento a quienes no regresan a las aulas a fin de persuadir a los padres preferencialmente para que hagan regresar a los niños y jóvenes a clases.

“Tenemos un equipo que se encarga de visitar los hogares de los niños y jóvenes que, por alguna razón no han vuelto a estudiar pero nos hallamos con un fenómeno difícil de explicar: muchas veces los padres le mienten a nuestros funcionarios y de alguna manera justifican el retiro del estudiante” agrega Sánchez Gutiérrez. Puntualiza el funcionario que, con todo, el fenómeno es general ya que tanto entidades públicas como establecimientos privados están sufriendo de sendas bajas en el número de sus matrículas anuales.

También te puede interesar:   Para gozar de lo lindo en las XVI Fiestas Cívicas del corregimiento de Nariño
Compartir: