Si bien es cierto en estos días de intenso calor estos gigantes verdes han ofrecido protección a los transeúntes y habitantes del barrio La Esperanza, se requiere que la Secretaría de Agricultura y Medio Ambiente de Tuluá o la empresa encargada del tema, adelante la poda pues ya las ramas están sobre las redes eléctricas y los techos de varias casas.

Hace algunos días, la Villa de Céspedes sufrió los rigores de un fuerte vendaval que azotó diferentes sectores causando daños a estructuras y causando rupturas en el sistema de energía que dejaron sin fluido a varios barrios de la Villa de Céspedes. En este caso y tal como lo muestra la gráfica el riesgo es inminente y se requiere de acciones inmediatas.

Cabe anotar que al igual que sucede en El barrio La Esperanza, hay otros sectores en el municipio que presentan problemáticas similares. Como lo dice el refrán: “Es mejor prevenir que lamentar”.

También te puede interesar:   Suben tarifas de taxis, buseteros se abstuvieron de bajar el precio del pasaje
Compartir: