La situación fue denunciada por la comunidad de Tres Esquinas que teme por posibles enfermedades. La empresa de levaduras en Tuluá está estudiando el caso para emitir un pronunciamiento oficial con respecto a la situación.

La turbiedad de las aguas del río Tuluá, a la al-tura del puente Papayal, puede derivarse de una carga orgá-nica producida en los procesos industriales de Lavapan. De no solucionarse esta situación, la empresa se vería inmersa en una sanción pe-cuniaria.

La industria de productos alimenticios y levaduras Levapan de Tuluá, podría ser sancionada económicamente como presunta responsable de la coloración oscura de las aguas del río Tuluá, a la altura del puente Papayal, sector de Tres Esquinas, poco antes de su desembocadura al río Cauca.

Así lo anunció la CVC DAR Centro Norte tras la investigación realizada luego de recibir denuncias de la ciudadanía del sector, señalando que la situación ya le fue informada a las directivas de Levapan que se comprometieron a reducir la carga orgánica, así como algunas materias primas para evitar que las descargas líquidas adquieran la coloración oscura que se ve regularmente en el caudal.

El hecho fue denuncido esta semana por habitantes de Tres Esquinas y Papayal quienes sostienen que esta situación se ha hecho mas evidente en los últimos días, poniendo en riesgo a la comunidad, en especial a la población infantil.

El ingeniero Francisco Os-pina, funcionario de la entidad ambiental, precisó que el color del agua en el principal río tulueño se puede originar en la producción de una especie de melaza que oscurece el agua en el proceso de lavado de máquinas de la industria de levaduras.

«Ya Centroaguas está adelantando un documento sancionatorio y solo se espera que Levapan haga entrega de un informe mediante el cual haga compromisos de solución al 2021» agregó el funcionario de la CVC.
Aclaró que la coloración turbia del agua no necesariamente significa contaminación aunque en temporadas de verano, por la quietud de las aguas, se podría llegar a presentar, además de la turbiedad, algunos olores fuertes.

En cuanto al procedimiento de Centroaguas, se informó que su función es hacer remoción de la carga orgánica que lleven las aguas en su tratamiento a través de la PTAR pero no existe ningún tratamiento para eliminar la coloración oscura de las aguas.

Sobre el particular, Yesid Grisales Parra, jefe de Gestión Ambiental de Levapan, precisó que el color oscuro que sale de la fábrica es material orgánico no contaminante.
“La legislación Colombiana se volvió mucho más exigente en temas de vertimientos, por lo cual las autoridades ambientales han otorgado plazos razonables para que las empresas se adapten a estas nuevas normas. En nuestro caso estamos terminando de tramitar plazos para ello, y una vez obtenido, estamos en plena disposición de emprender las inversiones necesarias para cumplir con estos nuevos requisitos” agregó.

También te puede interesar:   LLEGA EL FONDO MIXTO PARA EL MANEJO CULTURAL
Compartir: