El municipio informó que hubo torpeza en el otorgamiento del permiso a Orthoplan, mientras que Wilfredo Salamanca aseguró que el día de la celebración de los niños estaba cerrado el puente.

Wilfredo Salamanca López

El fallo de una acción de tutela en la que se le condena a pagar tres días de arresto y una multa pecuniaria y el permiso que otorgó a la empresa Orthoplan para el cierre de la calle 28 el pasado sábado, habrían sido las causas por las que el director de Movilidad y Seguridad Vial del municipio, Wilfredo Salamanca López, renunció esta semana a su cargo.
La primera situación, sobre la que EL TABLOIDE publicó información la semana pasada, indica que Salamanca López debía responder por el desacato a una acción de tutela interpuesta por un ciudadano que se vio afectado por la imposición de un comparendo que no le fue notificado.

En su defensa, el funcionario dijo que se trató de un error del juez de tutela y que lo demandaría ante el Consejo Superior de la Judicatura a través de su asesor jurídico, Hárold García, pero que entre tanto no tendría que pagar la sanción impuesta.
El segundo caso sucedió el día sábado cuando el gerente de la empresa Orthoplan, Leonel Vargas, organizó la fiesta para los niños de sus clientes, evento que realiza anualmente frente a sus instalaciones en la calle 28 entre carreras 27 y 28.
Poco antes de iniciar el festejo, el alcalde municipal y luego los guardas de tránsito llegaron hasta el lugar conminando a Vargas a suspender el acto suscitándose un altercado que luego fue subsanado con la presencia del director de Planeación Municipal quien, tras la revisión de la documentación, permitió la realización.

En un comunicado público emitido esta semana, la Administración Municipal señala que “reconocemos que fue una torpeza y un error que el municipio diera permiso para el cierre de una calle que hoy es una arteria que comunica el centro con el oriente de la ciudad, pues Tuluá ya no es un pueblo donde era admisible este tipo de situaciones que por años se toleraron”.
Ayer, en declaraciones entregadas al noticiero CNC de Teluro Producciones, Salamanca López explicó las razones de su salida, señalando que todo se debió al permiso otorgado a Orthoplan, el que concedió porque se trataba de una fiesta infantil. “Además, la vía estaría cerrada durante todo el día sábado, porque la Secretaría de Hábitat realizaría adecuaciones en las luminarias del puente, por eso también otorgamos el permiso”, indicó el exfuncionario.
Desestimó como causal el desacato a la tutela por cuanto esta situación había sido solucionada la semana pasada tras hablar con el juez de tutela.

También te puede interesar:   Aplazado el POT para el otro año, Concejo Municipal deberá debatirlo en marzo

Ante estas circunstancias que alteraron esta semana las funciones administrativas del municipio, el alcalde Gustavo Adolfo Vélez optó por aceptar la dimisión de Salamanca López y nombró provisionalmente a la funcionaria Nidia Mondragón.

 

Orthoplan celebró con éxito su fiesta de Halloween para los niños de la ciudad. Agradecimientos a la comunidad tulueña

Como empresario desde hace más de 20 años y en mi calidad de ciudadano tulueño, en ejercicio de mis derechos y facultades constitucionales y legales de participación, dirijo hoy el presente comunicado con el fin de agradecer a todos aquellos que nos acompañaron en el evento de Halloween, realizado el pasado 28 de octubre y que no tenía otro objetivo diferente al de bridar recreación y una tarde de bienestar, juegos y alegría a nuestros niños y en consecuencia a las familias como núcleo fundamental de la sociedad. Pese a los inconvenientes que se presentaron y trataron de estropear nuestro objetivo, logramos cumplir con la finalidad con que iniciamos la programación de dicho evento, demostrando que somos más los empresarios que queremos aportar al crecimiento del municipio y a la construcción de una mejor sociedad y fortalecimiento
del tejido social.

Agradecemos a todas las familias que nos acompañaron, porque más que el brindar, también recibimos de ustedes la alegría, la unión y la felicidad que irradia un niño cuando se le sustrae de la normalidad para invitarlo a jugar, reir, cantar y bailar; y es allí donde debemos centrar todos nuestros esfuerzos, en una generación que está llamada a marcar la pauta del desarrollo social, una generación que merece nuevos y mejores escenarios en los que podamos cumplir con el principio de corresponsabilidad en su educación, consagrado en la ley 1098 de 2006 y que debe ser el pilar fundamental de cada una de las actuaciones del Estado, la sociedad y la Familia. Estamos llamados a formar mejores personas, seres humanos íntegros llenos de valores, principios y con plena garantía de sus derechos y facultades propias de un Estado Social de Derecho en el que los niños, niñas y adolescentes son sujetos de especial protección y el presente, el hoy y el siempre.

Dr. Leonel Hernán Vargas Vásquez
Director grupo empresarial Orthoplan

Compartir: