A partir del martes y durante doce días el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane, estará censando a los caleños que por algún motivo no fueron censados durante la jornada nacional. 

Como se recordará los datos preliminares del censo 2018 indicaron que Cali tiene solo 1,9 millones de habitantes, cuando se esperaba una población de 2,4 millones, de acuerdo con las proyecciones que manejaba el mismo Dane.

Asimismo, se reportó una población de 3,9 millones para el departamento del Valle, es decir 800.000 ciudadanos menos de lo esperado.

En su momento el director del Dane, Juan Daniel Oviedo, dijo que el censo en esta región presentó algunos dificultades, por lo que “vamos a revisar con un comité de expertos demográficos lo sucedido para responderles a los caleños”.

Sin embargo, la Gobernadora del Valle y la Alcaldía de Cali mostraron su desacuerdo con los datos encontrados y pidieron una revisión.

“Luego de participar en unas mesas de trabajo con Planeación Nacional y el Dane se determinó hacer unos operativos para revisar las cifras y se montó un plan de seguimiento de control a la cobertura del censo que arranca en Cali este lunes”, dijo María Victoria Machado, directora de Hacienda del Valle.

La idea es que las personas que por algún motivo no fueron censadas se acerquen a varios puntos de la ciudad como la Alcaldía de Cali, la Gobernación, entre otros para hacer este trámite (ver recuadro).

¿Por qué deben censarse?

Según la Directora de Hacienda, es fundamental que las personas que no se censaron lo hagan en esta oportunidad, porque la reducción de la población afectará los ingresos de los entes territoriales y, a su vez, a los hogares de menos recursos.

Muchos de los dineros de las transferencias que envía la Nación a los municipios están relacionados con el número de habitantes. “Por ejemplo Cali, que es una de las ciudades más afectadas, recibe $33.000 millones al año por concepto de transferencias de agua potable y saneamiento básico. Esa plata se asigna por nivel de cobertura del servicio y población. Si el número de habitantes baja, esos dineros también. Y con esa plata Cali paga subsidios de los estratos 1, 2 y 3”.

Por el lado del departamento, destacó Machado, los más afectados son los municipios de categoría 4, 5 y 6, es decir los más pobres, algunos de los cuales viven de esas transferencias de la Nación.

“Por eso para nosotros es importante que la comunidad se deje censar porque con esos indicadores de población se hace la distribución de los recursos del Sistema General de Participaciones con los que se dan subsidios para la salud, deporte, etc”, reiteró la directora de Hacienda.

Agregó que aún es difícil cuantificar cuántos recursos se dejarían de recibir si la población de Cali y el Valle resulta menor a la esperada, pero podrían impactar el 10 % de algunas transferencias. “No censarse tiene impactos en las finanzas territoriales y en la calidad de vida de los menos favorecido, por eso es importante que se le abra la puerta al censo”, resaltó.

Los funcionarios del Dane estarán desde el 11 y hasta el 22 de diciembre en Cali y el punto de atención en los municipios estará en las alcaldías de Buenaventura, Pradera, Sevilla, Ansermanuevo, Cartago Caicedonia, Toro, Obando, El Cairo, La Victoria, Trujillo, La Unión, El Águila y Restrepo.

También te puede interesar:   Rodrigo Londoño alias "Timochenko" será candidato presidencial de las Farc
Compartir: