Dos casos precisos del deterioro de algunos andenes de la ciudad, se encuentran en los barrios Victoria y Fátima, específicamente en la Avenida Gaitán, a orillas del río Tuluá. El primer caso está ubicado en Puente Negro donde las raíces de un árbol sembrado hace años allí, empezaron a levantar no solo la matera sino el paso peatonal, generando un alto riesgo para los peatones.

El segundo está dos cuadras más arriba, a la altura de la calle 36, donde los transeúntes deben bajarse a la calzada para evitar una caída. Dado que son andenes públicos, corresponde al municipio intervenirlos prontamente para prevenir a los ciudadanos de percances innecesarios.

También te puede interesar:   Las plazoletas San Carlos y del Mecato fueron intervenidas
Compartir: