Al sitio, que está en un predio privado conocido como finca El Avenazo, se llega después de una caminata que puede tardar entre diez y quince minutos a través de un sendero adornado por guaduales que ofrecen un aire que renueva los pulmones. Y lo mejor, resulta económico para el bolsillo de los que decidan conocer

No en vano el alcalde de esta localidad, Pía Francisco Javier Álvarez Pulgarín en todas sus intervenciones habla hasta la saciedad del potencial hídrico de su municipio, también conocido como la Reserva Turística del Valle pues es bañado por una buena cantidad de quebradas, ríos y riachuelos, todos ellos de aguas frías y cristalinas.
Y en medio de los paisajes de un verde exhuberante hay un sitio que por estos días empieza a calar en el gusto del ecoturismo. Un lugar donde se respira aire puro y donde es imposible no sentir el influjo inspirador de la naturaleza al recibir la brisa que golpea la piel mientras al unísono los guaduales ofrecen junto a las aves que sobrevuelan el lugar un concierto a la vida y a la paz.
Ese lugar es la Cascada de San Alfonso, una caida de agua natural que tiene cerca de 60 metros de altura y que ofrece a los visitantes chorros abrasadores a los que algunos atribuyen poderes curativos en especial para el estres, pues el impacto del agua sobre el cuerpo es el mejor relajante muscular.
Al sitio se llega partiendo de cualquier municipio del Valle del Cauca o del país hasta Riofrío y de allí en carro, moto o bicicleta se sube al corregimiento de Salónica y de ahí a la vereda San Alfonso teniendo como punto de llegada la finca El Avenazo.

Ya en este lugar, se emprende una caminata que de acuerdo con el paso de los turistas puede tomar entre 10 y 15 minutos o un poco más si se decide a parar y respirar un aire distinto.
El sendero está enmarcado por el predominio de extensos guaduales que se combinan con el bosque natural en una perfecta combinación de verdes que le dan el toque paradisiaco al lugar.
Al llegar al sitio la imagen resulta impactante al ver cómo el agua cristalina golpea rebeldemente contra una roca negra que parece tallada caprichosamente por el paso de los años. Es una invitación a mojarse, a sentir cómo el frío lo invade todo.

De acuerdo con algunos conocedores de la región, esta corriente de agua dulce proviene de lo más alto de la montaña y si alguien quisiera llegar a su nacimiento tendría que someterse a una caminata que bien podría tomar entre siete y diez horas.
“La diversidad de los paisajes, hace de este viaje una experiencia increíble, ya que puedes observar ríos, balnearios de aguas naturales, montañas, diferentes clases de aves. Todo esto hace que lo disfrutes mucho más. Otra de las experiencias bonitas que se viven, es la caminata, debes pasar por unos lugares hermosos, ver aves muy lindas, poder apreciar sus maravillosos cantos, y ademas debes caminar unos 50mts, por el medio del Río ¡Es increíble!; Luego de recorrer todo este camino, te espera una magnífica cascada de unos 30 mts de altura” dice Margarita, una visitante española que hizo el recorrido y consignó el comentario en un blog especializado de turismo que recomienda sitios naturales para conocer en Colombia.

También te puede interesar:   Damas Rosadas y serviciales, con 56 años de trabajo en favor de pacientes hospitalarios

Potencial por conocer
Parece paradójico pero una buena cantidad de riofrienses no conocen el sitio a pesar que lo tienen a treinta minutos y hasta ahora apenas los centrovallecaucanos lo empiezan a frecuentar.
Una de las tareas que desarrolla la Admistración Municipal es fortalecer la promoción turística de esta localidad.
“Nos encanta que la gente venga cada semana a Riofrío, vaya al río o se deleite con la fritanga, pero queremos que vayan más allá y reconozcan todo el potencial que poseemos”, indicó el alcalde de esta población.
Destacó el mandatario que se ha despertado en los últimos días un interés por parte de los empresarios del turismo que están trabajando en la adecuación de fincas y creación de parques temáticos en los diferentes corregimientos.
“Riofrío es de los pocos municipios del país que posee una diversidad paisajística, con caídas de agua como la San Alfonso y otras que existen en nuestro territorio que hoy goza de paz y tranquilidad pues los actores armados que antes generaban temor ya no están” asegura el burgomestre.
Añade que una de las tareas más importantes ha sido el lograr mantener en buenas condiciones las vías rurales y para conseguirlo ha sido fundamental la integración con la comunidad recuperando el concepto de las mingas.
“Este es un territorio bendecido por la fuerza divina con una riqueza inigualable y una prueba de esa majestuosidad lo constituyen la Cascada de San Alfonso, un lugar que todos deberían conocer y disfrutar pues aseguran que sus aguas son medicinales, restauran el cuerpo el alma y el espíritu” puntualiza el alcalde riofriense.

Compartir: