En Roldanillo, donde el deporte es además un motor turístico, se han levantado voces de protesta y piden no afectar la actividad.

Una reglamentación expedida por la Aeronaotica Civil tiene en jaque la práctica del parapentismo en Colombia y en especial en el Valle del Cauca y de manera más específica los que saltan desde las montañas de la llamada Tierra del Alma.
El problema es de tal magnitud que los diferentes estamentos deportivos, políticos y sociales de la región han activado las alarmas pues de mantenerse esas medidas se le estaría poniendo una lápida a un deporte que reactivó la actividad económica de Roldanillo y sus alrededores.

Pero el tema no es nuevo, pues las diferentes organizaciones que reunen a los practicantes de la disciplina vienen desde hace dos años sufriendo presiones desde el alto de gobierno que en una primera instancia intentó extender en las zona redes de alta tensión eléctrica y ahora ha expedido una norma que ya entró en vigencia pero que no ha sido atendida pues hacerlo sería acabar con la actividad.

Bernardo Medina Sastre, uno de los líderes roldanillenses dice sin dudarlo que en este caso se presenta una especie de violación a la premisa constitucional de que lo general prima sobre el particular, pues la Aeronáutica Civil por hacerle un favor a la Aerolínea Avianca, está poniendo en riesgo una actividad deportiva que se ha convertido en fuente de ingreso y sustento de cientos de familias.

De acuerdo con lo expresado por Medina a EL TABLOIDE, la empresa de aviación mencionada, recibió autorización para bajar sus rangos de vuelos (entiéndase pies de altura) y de esa manera imposibilita el vuelo de los parapentistas con el argumento de evitar accidentes.
“La Aerocivil nos quiere mandar a volar a zonas que los aviones comerciales nunca ocuparían porque no son seguras para nadie” afirmó Medina Sastre en una reunión que se cumplió el pasado domingo en Roldanillo.

El caso de la FAC

En lo relacionado con la posición de la Fuerza Aérea Colombiana en el tema, Bernardo Medina asegura que esta entidad contrario a lo que se dice ha sido condescendiente pues en muchas ocasiones los parapentistas surcan el espacio aéreo restringido en el aeropuerto de Farfán e incluso en la Base Antinarcóticos de Tuluá, y eso es una violación a las normas existentes.

“En la mesa de trabajo, los integrantes de la Fuerza Aérea que estaban presentes en el lugar manifestaron que si era necesario, ellos podrían modificar algunos planes de práctica pues entendían que el tema es de gran magnitud social por todo lo que implica esta actividad deportiva para la región.
“Nosotros vamos a seguir dando la batalla jurídica para que el Gobierno Nacional no pase sobre nuestros derechos y en este caso solo para favorecer a una empresa privada” dijo Medina Sastre.

También te puede interesar:   Parque biosaludable en el barrio El Edén en B/grande
Compartir: