“…quedó la impresión de haber conocido a uno de los poetas vivos más importantes de Cuba…”.

A Rafael lo conocí en Bogotá en 1996, cuando el presidente Belisario Betancur organizó un encuentro de poetas para celebrar su compromiso matrimonial con la artista venezolana Dalita Navarro. Nos lo presentó a mí y a Juan Manuel Roca, el también cubano Alberto Rodríguez Tosca. Recuerdo que cenamos en el Hotel Tequendama donde los poetas invitados y sus amigos eran atendidos a cuerpo de rey. De esa tertulia me quedó la impresión no solo de haber conocido a uno de los poetas vivos más importantes de Cuba, sino el gozo de poder acercarme a su poesía por su libro “Nadie” que esa noche el poeta puso en mis manos con una generosa dedicatoria.

A través de Albertico pude seguir su cada vez más serena pero firme resistencia a la férrea implementación en la isla de un régimen de corte estalinista contrario a los principios revolucionarios que inspiraron la lucha de los barbudos contra Batista primero y contra la insurgencia sembrada por los gringos después, que tuvo como escenario de guerra el macizo de Escam-bray de 1960 a 1966.

Por eso cuando con mi hija Lorena lo visitamos, hace cuatro años, en su casa de la Habana, situada muy cerca al cementerio Colón, donde carecía de teléfono, internet y televisión, comodidades que el sistema le negaba para joderle la vida, fue toda una fiesta oír de sus labios en el transcurso del día, sus peripecias como combatiente en el mismo territorio donde el “Che” Guevara librará la mítica batalla de Santa Clara, así como sus dardos contra la “Unión de Escritores y Artistas de Cuba” que él en 1961 ayudará a fundar, así no aparezca como fundador en los registros oficiales de la misma.

Pues bien, el poeta Rafael Alcides Pérez, autor de “Agradecido como en perro” que desde 1983 alborota a los lectores de poesía del mundo, acaba de morir, pero su obra es cada vez más vigente entre todos aquellos que encuentran en la poesía un verdadero espacio de resistencia.

También te puede interesar:   Stephen Hawking
Compartir: