Otra víctima que suma al alto índice de homicidios que presenta la ciudad, en esta oportunidad al parecer producto de un acto de intolerancia, de acuerdo con lo expresado por las autoridades.

Consternación y tristeza ha generado el asesinato de un hombre ampliamente conocido en la Ciudad Señora por la alegría y el entusiasmo que le impregnaba a la gente en los encuentros futbolísticos del América.

José Gabriel Palacios Potes se convirtió en otra de las víctimas que suma al alto índice de homicidios que presenta la ciudad, en esta oportunidad al parecer producto de un acto de intolerancia, de acuerdo con lo expresado por las autoridades.
Indica el reporte, que este barrista de 21 años de edad se encontraba departiendo con varios amigos en la noche del sábado y la madrugada del domingo de una manera amena y divertida.
El grupo de contertulios nunca se llegó a imaginar que esa alegría se vería empañada por la tragedia, horas después de compartir sobre su equipo amado.

De un momento a otro las cosas pasaron de castaño a oscuro cuando uno de los participantes de la integración inició una discusión acalorada, la cual desencadenó en un encuentro de palabras y acciones que terminaron en la agresión con un arma blanca y con heridas de gravedad a Palacios Potes.
De inmediato sus amigos, que se encontraban reunidos en las afueras de una vivienda de la calle sexta con carrera primera del barrio El Carmelo, lo auxiliaron y lo trasladaron hasta el hospital San José.

Pese al esfuerzo de los galenos por salvarle la vida, las heridas afectaron órganos vitales que lo llevaron a la muerte.
El deceso de este hombre se registró hacia las dos de la madrugada del domingo anterior.
José Gabriel, llamado cariñosamente como “El Negro Sonso”, era un reconocido líder social y deportivo que siempre alentó el América de Cali en sus encuentros y era gestor de integración y respeto entre las barras en la Ciudad Señora.
Las autoridades del Primer Distrito haciendo referencia a este caso indicaron que gracias a la colaboración de la ciudadanía lograron la captura del presunto responsable, un hombre de 26 años de edad.
Amigos y conocidos le dieron el pasado martes el último adiós en medio de homenajes y un nutrido acompañamiento no solo de la ciudadanía sino también de las barras del Club América de Cali, quienes entonaron sus cánticos a lo largo del recorrido hacia el campo santo.

También te puede interesar:   Murió hombre que resultó herido a bala en el barrio Guayacanes
Compartir: