Cerca de 14 hectáreas de cultivos de hoja de coca se han erradicado manualmente en la zona rural montañosa de Tuluá.

Alrededor de 220 familias de cultivadores de hoja de coca en la zona rural del municipio de Tuluá, serán beneficiadas con subsidios económicos otorgados por el Gobierno Nacional a cambio de que sustituyan estos cultivos ilícitos por otros productivos y de beneficio para la comunidad en general.

El anuncio lo hizo esta semana la secretaria de Agricultura del Valle, María Milena Banguero, señalando que de esta manera se espera reemplazar las 120 hectáreas que hasta el momento se han identificado en la media montaña de cultivos de coca por cultivos legales.
Según los reportes de las autoridades tanto civiles como de policía, sobre la cordillera Central se tiene identificados cultivos de coca en los corregimientos San Lorenzo, La Marina y La Diadema así como en las veredas Maraveles, La Coca, El Vergel y Ventiaderos.

Tras la presentación de los campesinos de la región, de las fincas y número de hectáreas cultivadas con coca, y la disposición de someterse voluntariamente a la sustitución de esos cultivos, se dio paso a la firma del convenio mediante el cual se inicia en firme el proceso.

Según lo señaló la funcionaria departamental, los campesinos recibirán inicialmente un subsidio de un millón de pesos mensuales por espacio de un año para sus gastos sin que tengan que recurrir al cultivo ilícito.
Posteriormente, se les entregará un único auxilio por nueve millones de pesos para la implementación de los proyectos productivos previamente identificados según los terrenos, proceso que contará con la asistencia técnica del municipio.
Banguero dijo finalmente que esto hace parte del punto cuarto de los acuerdos de La Habana que habla de inversión social, implementación de proyectos productivos, asistencia técnica y mejoramiento de infraestructura comunitaria en el marco de los cultivos ilícitos.

También te puede interesar:   Cuidado con el hueco de la calle 22
Compartir: