Entre el 31 de diciembre y el 1 de enero se expidieron 18 comparendos por violación al Código Nacional de Policía

El mayor Julio Fernando Mora Escobar anunció que este año se llevará el Código Nacional de Policía a colegios, escuelas y Juntas de Acción Comunal para que toda la población conozca sus alcances.

“En aproximadamente tres años podremos ver en la ciudad los resultados de la aplicación del Código Nacional de Policía puesto que el proceso está surtiendo la normal implementación y se nota que los tulueños lo asumen lentamente pero avanzan”.

El pronunciamiento lo hizo esta semana el mayor Julio Fernando Mora Escobar, comandante de la Estación de Policía Tuluá, al hacer un resumen de la aplicación del manual de convivencia en la ciudad.
Según sus estadísticas, entre el 31 de diciembre y el 1 de enero, se expidieron un total de 18 comparendos, tres de ellos por irrespeto a la autoridad, seis por riña en vía pública, tres por tenencia de pólvora, cinco por contaminación por ruido y uno por porte de armas neumáticas o de fogueo.

“El Código de Policía implica un cambio cultural en el ciudadano, debemos aprender a respetar al otro, a convivir, y ese proceso se está viviendo en nuestra ciudad, despacio pero de manera segura” agregó el oficial a quien le correspondió manejar la seguridad de la ciudad en las festividades decembrinas.
Mora Escobar señaló como positivo que el número de personas quemadas haya reducido de siete en el 2016 a cuatro en el año pasado, dos de los cuales fueron menores de edad.

Dato: En los primeros cinco meses del año pasado, tiempo de vigencia del Código de Policía, se han aplicado.

Agrega el oficial que desde que entró en aplicación definitiva el Código, en agosto pasado, en Tuluá se han aplicado 994 comparendos en total, 392 de ellos, casi el 40 %, por consumo de estupefacientes y bebidas alcohólicas en espacios públicos.
En cuanto a la aplicación de la norma durante la nochebuena y año nuevo, Mora Escobar precisó que no se trataba de chocar con la gente sino de hacer los correctivos y velar por la sana convivencia entre vecinos.
Solo un momento desagradable se vivió en la noche del 31 de diciembre cuando alrededor de 20 personas quisieron pasar por alto la autoridad y se dedicaron a la venta pública de pólvora en el barrio Farfán, lo que motivó la intervención de la policía y se logró dispersar a los desadaptados mediante una granada de humo y gases lacrimógenos.

También te puede interesar:   John Hárold Suárez, de mensajero a Senador
Compartir: