El presidente de Perú Pedro Pablo Kuczynski defendió el perdón presidencial que concedió a Alberto Fujimori, que cumplía una condena a 25 años de cárcel y que ha generado una enorme crisis política. “Estoy convencido que quienes nos sentimos demócratas no debemos permitir que Alberto Fujimori muera en prisión, porque la justicia no es venganza”, explicó. Agregó que todo indulto es controversial y que la decisión que tomó es compleja y difícil, más aún cuando un sector de la población se opone al mismo. “Esta ha sido quizás la decisión más difícil de mi vida. Se trata de la salud y las posibilidades de vida de un expresidente del Perú que habiendo cometido excesos y errores gravísimos fue sentenciado y ha cumplido ya doce años de condena”. Kuczynski señaló que las heridas abiertas solo podrán cicatrizarse a partir de un esfuerzo reconciliador y de una voluntad de todos los peruanos. “Tenemos que persistir para llevar nuestro Perú a un bicentenario fraterno de paz y prosperidad”, manifestó. El mandatario se refirió a las protestas y exhorto a “pasar la página” y no dejarse llevar por emociones negativas que pueden paralizar el desarrollo del país. “Quiero dirigirme especialmente a la mente y corazón de mis conciudadanos más jóvenes: les pido que las emociones negativas heredadas del pasado no limiten los objetivos que tenemos que alcanzar para terminar de vencer la pobreza que todavía aqueja a tantos de nuestros hermanos”. Finalmente, el presidente Kuczynski, sostuvo que Fujimori contribuyó al progreso del país. “A todos nos es evidente que su gobierno, que heredó al inicio de la década de los años 90 un país sumido en una crisis violenta caótica, incurrió en transgresiones significativas a la ley, al respeto por la democracia y los derechos humanos. Pero también creo que su gobierno contribuyó al progreso nacional”.
También te puede interesar:   10 años de la Operación Jaque: ejemplo de precisión y perfección contra grupos subversivos
Compartir: