Con rotundo éxito, a pesar de la lluvia, se cumplió el pasado jueves la peregrinación al cerro de El Picacho, actividad que se desarrolla cada 3 de mayo con motivo del Día de la Santa Cruz. William Peña Sabogal, gestor de la actividad y promotor de la construcción de una ermita en el emblemático lugar de la Villa de Céspedes, logró convocar un número importante de tulueños que, llenos de fervor y devoción, caminaron en procesión y pidieron por la paz de Colombia y de Tuluá a través de sus oraciones.

También te puede interesar:   Preocupa índice de niñas embarazadas en Tuluá

Por causa de la lluvia, la misa a cargo del padre Diego Alexánder Marín Valencia, párroco de La Marina, tuvo lugar en la ermita de la Virgen María situada en el corregimiento Cienegueta.

Compartir: