El pontífice se golpeó con el vidrio del vehículo y una gota de sangre le manchó la esclavina.

El papa Francisco sufrió un pequeño golpe en la ceja y el pómulo derecho al intentar saludar a un niño durante el recorrido en el papamóvil por el barrio cartagenero de San Francisco.

El pontífice se golpeó con el vidrio del vehículo y una gota de sangre le manchó la esclavina.

Compartir:
También te puede interesar:   Santos confirma que cese el fuego con el ELN inicia el 1 de octubre