El paso del tiempo, acompañado por el crecimiento de una raíz, ha llevado a que el andén aledaño a la puerta principal de la Institución educativa Gimnasio del Pacífico se haya levantado, convirtiéndose en una especie de escalera que los peatones deben sortear con cuidado si no quieren sufrir un accidente.

Ahora que se están desarrollando obras de expansión en el interior de la sede de la emblemática institución tulueña, podría programarse una pequeña intervención al andén haciéndole una reparación que redunde en la comunidad que usa ese espacio para hacer caminatas y pasear a sus mascotas, especialmente en las mañanas.

Y este es apenas uno de los muchos casos en los que los andenes se han convertido en trampas. Situaciones como esta se observan en diversos puntos de la ciudad, lo que amerita que la Secretaría de Hábitat e Infraestructura proyecte obras en ese sentido siempre pensando en el beneficio de los ciudadanos de a pie.

También te puede interesar:   Feria 62 de Tuluá, dejó $ 372 millones de utilidad
Compartir: