Autoridades descubrieron la que sería una nueva modalidad de traficantes para pasar desapercibidos en los controles en la frontera, en Norte de Santander.

El hallazgo fue reportado el pasado fin de semana por la Policía Fiscal y Aduanera, la DIAN y Migración Colombia luego de inspeccionar a una persona que presentó un comportamiento sospechoso, informó W Radio.

Las autoridades se llevaron una sorpresa ya que al levantarle la ropa se percataron de que intentaba pasar los controles con varios trozos de carne de res pegados a su cuerpo y forrados al parecer con plástico.

La situación se registró en el puente internacional Simón Bolívar, que comunica a Cúcuta con San Antonio del Táchira, y puso en alerta a las entidades de salud que recomendaron a los nortesantandereanos adquirir estos productos solo en establecimientos confiables.

Pero detrás de esta persona que intentaba pasar con carne a Colombia hay un negocio redondo en el que, según productores consultados por El Nacional, estarían involucrados desde grupos armados ilegales hasta “autoridades uniformadas”.

Esto, debido a las ganancias que deja el contrabando de alimentos y otros productos con acogida en poblaciones fronterizas, en donde según el diario por lo menos el 80 % de la carne que consumen es de contrabando.

“El precio regulado de la carne propicia el aumento de los contrabandistas al detal. Vienen a San Antonio, Capacho, San Cristóbal, Peribeca o Guadualito, pagan el kilo de carne entre 40.000 y 60.000 bolívares y se lo llevan a Colombia porque el cambio de la moneda les favorece”, señaló Genaro Méndez, expresidente de la Asociación de Ganaderos del Táchira y de Fedenaga, al medio venezolano.

También te puede interesar:   Crece colonia venezolana, ya son más de 500 migrantes en busca de un futuro mejor
Compartir: