Los campesinos del municipio de Calima-Darién en el occidente del Valle del Cauca, se sumaron al programa de la Secretaría de Paz del departamento, de abandonar la siembra de coca y reemplazarla por cultivos de pancoger y otros proyectos productivos.

El titular de dicha dependencia, Fabio Cardozo, dijo que “la sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito hace parte de la implementación del punto 4 del Acuerdo de Paz, que establece la solución al problema de las drogas ilícitas, y en ese sentido este proceso le permite a la comunidad otras opciones, rehacer sus vidas, recobrar plenos derechos y que el Estado llegue a generar condiciones que favorezcan el desarrollo y crecimiento”.

Una productora de un trapiche panelero con su familia en la zona de río Bravo, Katerine Zuñiga, dijo que la población de la zona rural de Calima-Darién fue muy golpeada por el conflicto armado. “Cuando llegaron los cultivos de coca la mano de obra de los paneleros disminuyó, lo cual para nosotros fue muy catastrófico, inclusive aún los procesos de hacer panela disminuyeron un 50% porque no hay mano de obra colectiva para poder trabajar”, señaló.

El programa que se inicio en dicho municipio, se ha realizado ya en otras localidades del departamento como El Dovio y Bolívar, en donde 891 familias campesinas fueron los primeras en Colombia en acogerse al programa, aseguró el Secretario de Paz.

También te puede interesar:   Empleado fallece en accidente en Calima Darién
Compartir: