El Tabloide

Muere patrullero de la Policía al chocar su moto contra un vehículo

Óscar Julián González Soledad

Este uniformado, quien vivía en unión libre, deja huérfana una niña de dos años de edad.

Las autoridades de policía adscritas a tránsito y transporte analizan varias hipótesis frente a las circunstancias que rodearon la muerte de un patrullero de la policía, registrada el viernes de la semana pasada en la noche, en el norte del Valle del Cauca. Entre esos análisis se encuentra la falta de señalización del vehículo que se encontraba varado a orilla de carretera.
La víctima de este percance fue identificada en las diligencias de ley como Óscar Julián González Soledad, quien sufrió trauma craneoencefálico severo, que horas después le costaría la vida.

Este hombre de 24 años de edad estaba adscrito al Cuarto Distrito de Policía con sede en el municipio de Roldanillo y prestaba sus servicios al Grupo de Reacción de la entidad policial en esta localidad.
De acuerdo con las informaciones oficiales el patrullero González Soledad se movilizaba en una motocicleta Suzuki línea DR 200 hacia el corregimiento de San Pacho, jurisdicción del municipio de Toro, para reforzar las festividades que se desarrollaban en esta población rural del norte del Valle.

Indica el informe que metros antes de llegar a un peaje ubicado en el sector, sobre la Troncal del Pacífico sentido sur-norte, el servidor público colisionó la motocicleta contra la parte trasera de un tractocamión de matrícula YAB-442, vehículo que según las autoridades se encontraba varado.

La fotografía muestra cómo quedaron los vehículos tras el impacto. Las autoridadse investigan las causas y determinan responsables.

Al parecer el conductor de este pesado vehículo no había colocado señales que permitieran indicar la emergencia, sumado a la oscuridad que a esa hora empezaba por la llegada de la noche, lo que pudo haber permitido que el uniformado no lo viera a tiempo y lo pudiera evitar lo que terminó generando el choque.
Rápidamente fue auxiliado y llevado hasta la unidad de urgencias del hospital Sagrada Familia en esta localidad, pero el fuerte impacto causó daños irreversibles en el organismo del uniformado y falleció pese al esfuerzo de los galenos por mantenerlo con vida.

De inmediato funcionarios de tránsito y transporte de la policía iniciaron los procedimientos de ley y determinar responsabilidades frente al mismo.
Óscar Julián González Soledad era natural de Bogotá, desde hacía cinco años y dos meses había ingresado a la Policía Nacional, su trabajo y entrega a la labor institucional le habían permitido obtener dos condecoraciones, una de ellas un distintivo presidencial de la victoria militar y policial y otra mención honorífica primera vez, además de 17 felicitaciones por resultados operativos y compromiso con la institución policial.
Este uniformado, quien vivía en unión libre, deja huérfana una niña de dos años de edad.

Compartir: