Yonieher Ramírez se inició en el periodismo en el área deportiva y aunque nació en La Victoria Valle, todos sus recuerdos son de Cartago y Tuluá. Tiene 32 años y está felizmente casado con la también periodista María Antonia Sánchez. Su signo es Aries y está vinculado a Radio Tuluá desde hace 15 meses.

¿Quién es Yonieher?

Es la pregunta más difícil que pueda contestar un ser humano, pero le puedo decir que soy un hombre feliz en todos los aspectos de mi vida, a pesar de todas las dificultades, pues mi papa desapareció de nuestras vidas cuando yo tenía apenas 11 años. Pero pienso que no tengo todo lo que quiero, pero quiero todo lo que tengo gracias a mi madre que luchó sola para sacarme adelante.

¿De niño cuál era su sueño?

Siempre mi sueño era ser médico pero un vecino amigo me llevó para que lo acompañara a hacer un procedimiento en Pereira y allí terminó mi sueño, me di cuenta que no era lo mío.

¿Cómo fue su llegada al periodismo?

Había algo que me gustaba más que el periodismo y era el fútbol, me gustaba escuchar las transmisiones de radio, pero era pésimo para jugar y alguna vez escuché a William Vinasco y me enamoré profundamente del periodismo deportivo, porque la radio tiene mucha magia y nos transporta a otro mundo.

¿Usted cree en Dios?

Profundamente, soy un convencido que Dios existe. Soy cristiano pero respeto a todos los que manifiesten la fe en Dios en su doctrina.

¿Si usted pudiera entrevistar a Dios qué le preguntaría?

Le preguntaría cuál es el secreto que no nos ha querido contar y le preguntaría también, si acaso no estamos preparados para saberlo.

De los pecados capitales, ¿Cuál es el suyo?

El tema de los pecados capitales es muy católico pero creo que tal vez la ira, pero hay que tratar que la ira no nos haga daño porque la verdad es que todos nos dejamos llevar por ella.

¿Hasta ahora cuál ha sido la mejor entrevista que ha hecho?

En el campo deportivo a Reinaldo Rueda. Me lo encontré en Cali, y él muy amablemente me dedico 45 minutos. Fue muy agradable la nota y marcó mi vida con sus respuestas.

¿Cuándo ha llorado?

Una vez que me enviaron de RCN a hacer una entrevista en la Personería a una señora que decía que al esposo le pusieron uniforme del ejército y un fusil y comenzó con un largo relato escalofriante que nos sacó lágrimas a todos los que estábamos allí. Fue muy triste, de eso hace muchos años.

¿Cuente una anécdota?

Recuerdo mucho una que me enseñó a ser desconfiado. Estaba en el noticiero con Norbey Palacios y alguien llamó y nos dijo “mataron a Juan Bautista García”, entonces dijimos llamemos a Hárold Urcuqui, y nos contestó con la voz entrecortada y nos dijo que sí era cierto y lanzamos la noticia convencidos que era afirmativo y de pronto nos llama el mismo Juan Bautista y nos dice: “No muchachos, estoy vivo, lo que pasa es que mataron a una persona en mi negocio”. Es por eso que hay confirmar y confirmar.

¿Cuál ha sido su frustración?

De verdad tenía una o más bien era un anhelo, y era profesiona-lizarme, ahora estoy cerca de terminar mi carrera. Mas o menos en un año tendré el título como comunicador.

¿Usted cree en la libertad de prensa?

Creo que libertad de prensa no hay, ahora los medios obedecen a ciertos intereses y eso es en todo lado. En las campañas presidenciales las organizaciones de medios le dan a uno y al otro candidato y después quieren recuperar lo invertido… A nivel local, hay autoridades como el alcalde que quieren presionar a los medios con una pauta, esa es la gran verdad.

¿Como periodista lo han vetado?

Si, claro que sí y han llegado incluso a decir que me vaya porque al alcalde de turno no le gusta que yo esté en determinado medio. Esto es lo que ha pasado.

¿Qué le gusta de Tuluá?

Yo llego a Tuluá porque mi mama consigue esposo tulueño hace como 20 años y se convirtió en mi padre. El fue quien me terminó de criar, pero no sé lo que tiene Tuluá pero desde que llegué me encantó. Este pueblo es único.

¿Y qué no le gusta?

La violencia. No me gusta donde haya una posición dominante del poder que quiera pasar por encima de todo el mundo, pero Tuluá como ciudad es increíble, por eso llevo 16 años viviendo aquí y aquí me casé y soy feliz.

¿Usted tiene aspiraciones políticas?

No, yo no aspiro a nada, no está en mis planes inmediatos. Puede que para un futuro, la verdad es que no me disgusta la idea.

¿Quién manda en su casa?

Noo, tengo una sociedad conyugal, en mi casa no hay un batallón, pero mi esposa siempre me consulta todo, siempre hay un consenso.

¿Como fue el noviazgo con su esposa?

Fue un noviazgo particular, porque usted me pregunta a mí yo le digo que duramos 3 años y ella dice que 6 meses, nunca nos hemos puesto de acuerdo pues yo le sumo todo el tiempo que siempre estuve con ella pero de todas formas terminamos casándonos.

¿Y para cuándo él bebe?

No nos hemos apresurado en el tema, si llega hoy sería extraordinario, pero la verdad que no queremos apresurarnos.

¿Cuál es su personaje de admirar?

A mi mamá definitivamente, porque cuando mi papá desapareció de su vida, ella sin ser bachiller, a duras penas terminó la primaria, pasó por muchas dificultades trabajando sin parar. Gracias a su tenacidad, a mí nunca me faltó nada y jamás me acosté sin comer.

¿Qué libro le ha dejado una enseñanza?

Hay uno que cuando lo leí siendo niño me dejó una enseñanza y cuando lo leí siendo adolescente me dejó otra y siendo adulto me dejó otra más, aunque la gente lo ve como un libro de niños, El Principito.

¿Cuál es su debilidad?

Las caricias de mi esposa son mi debilidad, siempre he dicho que si mi esposa no consigue algo conmigo no lo consigue nadie.

¿Y su fortaleza?

La fe en Dios y creer que todo lo que pasa hay que encomendárselo a Él.

También te puede interesar:   La fiesta ahora Será en Roldanillo
Compartir: