“…decir no a la corrupción que es el principal obstáculo para el progreso de los pueblos…”.

Escucho a muchas personas en la calle decir frases como “haga aunque robe” o “robe pero que haga”. Quiero hacer un llamado a cortar de raíz la más mínima tolerancia con la corrupción; acatar las leyes es una obligación inamovible para todos y particularmente para los servidores públicos. 

El erario es sagrado, pues pertenece a todos los que a diario pagamos los impuestos, el más humilde ciudadano cuando compra lo del almuerzo o tanquea la moto está pagando impuestos para el municipio y esos dineros deben invertirse en la búsqueda del bien común y con respeto por las normas que están hechas para garantizar transparencia, economía, igualdad, libre participación de los ciudadanos y evitar exclusiones de personas o de sectores de la sociedad y del municipio. Tenemos que aplaudir lo que se haga bien, lo que se realice en búsqueda del bien común, pero a la vez debemos exigir que se haga con cero actos de corrupción.

La consulta popular anti-corrupción que se llevará a cabo el próximo domingo 26 de agosto es una oportunidad para que los colombianos dejemos un mensaje claro, un llamado consistente en cero tolerancia con la corrupción en el manejo de los dineros públicos que son sagrados; en la consulta hay temas como eliminar la contratación a dedo para garantizar la participación de todos en el sector público, los presupuestos con participación de las comunidades para garantizar que se incluyan en las tareas a iniciar sectores y temas olvidados de las ciudades.

La obligación de rendir cuentas del patrimonio personal y familiar antes y después de dejar el cargo público se requiere para saber si el poder público que le da el pueblo con el voto se aprovechó para hacer el bien o solo para enriquecerse unos cuantos.

El país está lleno de normas para evitar actos de corrupción pero vemos que a diario se van servidores públicos y sus allegados a la cárcel por no acatarlas, por lo tanto votar SI el próximo domingo 26 es dejar un mensaje de ética y moral que penetre el corazón de los colombianos para decir no a la corrupción.

También te puede interesar:   Atropellos a los ciudadanos
Compartir: