Precio de la gasolina, altos costos en las matrículas escolares y dólar en $ 3.000 fueron algunos de los factores que afectaron las finanzas de los ciudadanos.

Pese a que se manejó una inflación controlada (el índice que mide el nivel de precios en los productos y servicios) entre 2,8 % y 3, 6 %, hubo eventos y decisiones gubernamentales que sí afectaron el bolsillo de los colombianos, especialmente, el de los hogares de estrato dos, tres y cuatro.

El incremento de 5,9 % en el salario mínimo de 2018 (781.242 pesos) no fue suficiente para que los más de 11 millones de colombianos —que viven con este sueldo— sopesaran los que serían los cinco golpes al bolsillo más grandes de 2018.

El incremento en el precio de la gasolina

En lo corrido de este año, el precio de la gasolina incrementó un poco más de 530 pesos,informó hace unos días RCN Radio. Si bien el galón inició alrededor de 9.400 de pesos a principios de 2018,  expertos consultados por varios medios de comunicación señalaron que con este ritmo la tarifa podría cerrar en 10.000 pesos al finalizar el año.

El incremento en los combustibles es considerado, sin duda, como uno de los principales hechos económicos que afectaron a los colombianos. Henry Ruiz, presidente de la Federación Nacional de Distribuidores de Combustibles y Energéticos (Fendipetróleo), explicó en varias ocasiones que estos incrementos desmotivaron la movilización y la compra de vehículos.

Costos en las matrículas escolares

A principios de 2018, el Ministerio de Educación aprobó un incremento de 5,9 % en las tarifas de colegios y jardines privados en el país. Este fue otro de los anuncios que afectó a los colombianos, pues a la hora de inscribir a sus hijos en las instituciones educativas los costos se incrementaron notablemente.

En ese momento, el Ministerio de Educación informó que los establecimientos con los mejores resultados en calidad tenían el aval de aplicar un alza en sus matrículas de hasta 7,8 %, situación que provocó una gran polémica al inicio del año y le tocó, de entrada, el bolsillo a los ciudadanos.

Tarifa de Transmilenio y del Sitp subió 100 pesos

A partir del 2 de febrero de este año, la Alcaldía Mayor de Bogotá anunció el aumento de 100 pesos en el precio del Transmilenio y del Sitp. Con esta decisión, varios medios de comunicación notificaron que se dio un alza de 4,5 % en el Transmilenio, al quedar en 2.300 pesos, y de 5 % en el Sitp, con un precio de 2.100 pesos.

Pese a que el Distrito tomó esta decisión con el objetivo de frenar el déficit de este sistema de transporte, la determinación no cayó muy bien en los bogotanos y provocó grandes críticas al alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa.

Dólar siguió arriba de los 3.000 pesos

La volatilidad de la divisa y la caída de los precios del petróleo (Brent y Wti) golpearon no solo las arcas públicas, sino también las finanzas de los ciudadanos. El incremento en su precio, que se mantuvo entre los 2.900 y 3.100 pesos, generó un incremento en los bienes y servicios que se importan al país y un mayor costo en temas como tiquetes, automotores, productos tecnológicos y hasta transacciones financieras.

Lo último debido a quienes realizaron compras con tarjeta de crédito fuera del país recibieron facturas más altas.

“Los exportadores fueron los más golpeados por la revaluación y esta es la oportunidad de que contablemente ganen por la diferencia en los precios de sus ventas”, explicó a mitad de año el analista económico Memphis Viveros, a varios medios de comunicación.

Cobro de Valorización

Para muchos, el cobro de valorización fue el ‘golazo’ más grande que el distrito le metió a los bogotanos en 2018. El Concejo de Bogotá aprobó este impuesto para que más de 503.000 propietarios de inmuebles de las zonas de Toberín, Puente Aranda y Montevideo paguen a partir del próximo año 2,5 veces el valor del impuesto predial.

De acuerdo con la administración local, esto se generó para que se puedan subsidiar obras públicas en la capital.

¿Qué viene para 2019?

A menos de 25 días de terminar 2018, los colombianos aún continúan en la incertidumbre por los efectos de la ley de financiamiento del Gobierno Nacional.

Aunque ya se aclaró que los productos a la canasta familiar no tendrán IVA, hay artículos como el impuesto a las viviendas usadas o el tributo de renta a las personas naturales que todavía preocupan a los colombianos.

También te puede interesar:   Registrar gastos, primera sugerencia para economía familiar sana
Compartir: