Ocurrió en una estación de servicio de Bulgaria, después de que un empleado le pidiera de todas las formas posibles que lo apagara.

Un video de seguridad muestra al joven tanqueando con el cigarrillo en los labios, desafiando al trabajador, que le advierte el riesgo que corre.

Ante la negativa, finalmente el empleado se sale de quicio, toma un extintor y le vacía el contenido encima al testarudo.

En el video se pueden observar los reclamos del cliente en contra del trabajador, quien argumentó que solo buscaba prevenir una explosión.

Fumar y usar celulares está restringido en gasolineras, debido a que la acumulación de gases y su contacto con cualquier chispa (incluso la de una batería de móvil) podría causar una emergencia.

También te puede interesar:   Trump llama a corregir el acuerdo nuclear con Irán y amenaza con cancelarlo
Compartir: