Las limitaciones de la sociedad

Cuando una pareja piensa en tener hijos, siempre se los imagina sanos, limpios, vigorosos, pero nunca con limitaciones. De esto no está libre nadie y creo que se debe estar preparado para luego no tener que esconderlos como sé que lo hacen muchos.

Las limitaciones de la sicidadLa familia es un grupo inmediato al cual pertenece una persona y, por lo tanto, es la primera que se afecta cuando nace un hijo con alguna limitación. Aceptar la existencia de esa “anomalídad” es medio de una sociedad concebida por las personas “normales” es difícil. Máxime si tenemos en cuenta que el medio, durante el tiempo de espera, le ha estado diciendo cómo debe ser el niño: lindo, sano y completo.

La sociedad perfeccionista hacia lo material y lo exterior, condiciona las actitudes las familiares, permiten las comparaciones y juzgar cruelmente a la persona limitada y a sus parientes. De allí que el primer sentimiento que vive la familia sea de negociación, rechazo o sobreprotección; son pocos los que logran asimilar la inmediato la situación actual con equilibrio. Los sentimientos de angustia, ansiedad e impotencia que esto genera retrasan el proceso necesario para la rehabilitación.

La familia además tiende a sentirse culpable por tener un hijo con problema, lo que se manifiesta a lo largo del tiempo.

Por otra parte muchas parejas se desintegran porque no resisten la dificultad, no aceptan las ayudas mutuamente y no son capaces de ver las cosas de manera positiva.

Así mismo se afectan los otros miembros de la familia y se produce un desequilibrio tal que perjudica en mayor grado a la persona con limitaciones, agravando su estado, pues ella lo que requiere con mucho urgencia es afecto, comprensión apoyo y muchísimo amor y sobre todo si se trata de un niño, pienso que esto no es difícil porque los pequeños se por sí inspiran mucha ternura.

También te podría interesar...

Portada ediciones anteriores