Registraduría del Estado Civil en la ciudad tiene un plan de contigencia para atender los registros. En Tuluá se registran alrededor de 20 menores diarios. Las dependencias carecen de los formatos que fueron devueltos por falla técnica.

Entre la Registraduría del Estado Civil en Tuluá y las tres notarías, se registran alrededor de 20 niños diarios. Se espera que antes de terminar el mes de mayo, las notarías tengan de nuevo los formatos para cumplir con esta función.

Desde hace 20 días, las notarías de Tuluá no están expidiendo registros civiles de nacimiento en razón a que los formatos que se usan para esta labor debieron ser devueltos por disposición de la Superintendencia de Notariado y Registro por presentar una falla técnica por defectos en el código de barras.

La medida afecta a los padres tulueños que están pendientes del registro de sus hijos recién nacidos por cuanto los formatos que fueron remitidos a la Superintendencia no han sido regresados. De acuerdo con Camilo Bustamante Álvarez, Notario Tercero de la ciudad, la orden de devolución les fue comunicada a los notarios de todo el país a través de la circular 2033 de abril 20, con el compromiso de que les serían remitidos de vuelta con la falla corregida pero a la fecha esto no ha sido posible.

“Es importante que nuestros usuarios sepan que este no es un problema de las notarías, nosotros estamos dispuestos a registrar a cuantos niños nos traigan pero siempre y cuando tengamos los formatos respectivos” precisó el funcionario encargado de la fe pública.

En el mismo sentido se pronunció Rosa Adiela Castro Prado, titular de la Notaría Primera, quien devolvió un total de 293 formatos el 26 de abril, fecha a partir de la cual no hace ningún registro. “Sabemos que se han presentado quejas ante el ICBF por esta situación que no está en nuestras manos solucionar” acotó.
Las tres notarías de Tuluá registran alrededor de cinco menores diarios cada una, lo que tiene en problemas a los padres que les queda como opciones asistir a la Registraduría del Estado Civil o, en su defecto, buscar hacer registros en otros municipios.

Fanny Patricia Gallego, registradora local, dijo que aunque en esa dependencia los registros se han incrementado por la ausencia de papelería en las notarías, ya se ha establecido un plan de contingencia para atender a los padres que lleguen a registrar a sus hijos.

También te puede interesar:   Registraduría pone a tambalear elección presidencial por presunta negligencia
Compartir: