Se trata de un adelanto tecnológico que evitará la apertura de zanjas en las vías. La mayor ventaja de este nuevo proceso es que lo que antes se hacía en semanas hoy se hace en día.

La técnica que ya se está probando en la ciudad, tiene grandes ventajas como una amplia resistencia antisísmica.

El cambio de la antigua tubería de las redes de acueducto y alcantarillado de la ciudad, algo que hace apenas cinco años parecía un imposible técnico y financiero, hoy está en proceso de hacerse realidad gracias a los avances tecnológicos en materia de ingeniería.

El proceso fue iniciado este año por la empresa Centroaguas tras múltiples estudios, consultas y análisis financieros, con miras a ponerse a tono con los procedimientos que ya se están haciendo en las grandes capitales del país para hacer el recambio de las viejas redes de asbesto cemento de alta densidad por tubería de polietileno.

«Se trata de una técnica probada en muchos países mediante la cual, sin romper la vía, se busca la parte a cambiar, se abre una incisión y por ella se instala una especie de misil que a medida que avanza va destruyendo el tubo de asbesto cemento y, a la vez, instala el nuevo tubo de polietileno» explica la gerente de la entidad, ingeniera Alejandra Rendón López en referencia a las redes de acueducto.

La funcionaria agregó que este proceso permite una ganancia única en materia de tiempos puesto que lo que antes requería la apertura de zanjas, búsqueda y levantamiento de la tubería antigua e instalación de la nueva, que podría llevarse semanas enteras, ahora se podrá contabilizar en días con el consiguiente beneficio para la comunidad.

Otras ventajas del proceso están en que no se intervienen ni la red matriz ni las acometidas, no hay necesidad de empates en tramos menores de 200 metros y el nuevo material instalado es resistente a los desastres naturales como los temblores.

«Ya hicimos el primer cambio en la calle 38 entre la 27A y la 19, y hoy estamos haciendo un segundo procedimiento en el barrio El Jazmín en una extensión de 300 metros, en donde ya estamos viendo los grandes beneficios en la optimización de los tiempos» precisó Rendón López.

Puntualizó informando que la ciudad tiene actualmente 360 mil metros de tubería de acueducto instalada, de los cuales 237 mil metros están en PVC, 87 mil en asbesto cemento y los demás en otros materiales como acero, concreto y hierro pero espera que en el curso de los próximos años se pueda hacer el recambio total aclarando que este proceso no se le trasladará en costos al usuario.

También te puede interesar:   Suben tarifas de taxis, buseteros se abstuvieron de bajar el precio del pasaje
Compartir: