“…Ya veremos cómo violando la prohibición se lanzará nuevamente reformando el “articulito”…”.

Cuando aún falta más de un año para la elección de rector de la Uceva, es lamentable constatar que contrario a lo que insinúa el rector actual sobre no volverse a reelegir perpetuamente después de 14 largos años de letargo académico (en donde los valiosos docentes y estudiantes no tienen responsabilidad alguna), éste metió desde ya toda su maquinaria de dominación que acompaña el triste senador uribista de Buga y sus similares de Tuluá para hacer seleccionar a su egresado en el Consejo Directivo que lo escogerá en 2019.

Ya veremos cómo violando la prohibición que le hizo el Ministerio de Educación acerca de reelegirse por cuarta vez en su última posesión en 2015, se lanzará nuevamente reformando el “articulito” o pondrá un títere al estilo Uribe, para seguir mandando al estilo Nicolás Maduro. Para que no quede duda, el día que se ungió el egresado del rector aparecieron dos candidatos a la alcaldía de Tuluá, Ocampo y Arbeláez, a abrazar al ganador, mientras los áulicos arengaban humillativamente frente al derrotado, lo que confirma el maridaje insano entre los políticos y la Uceva que se instaló desde la primera elección en 2006 del actual rector.

Parece inútil volver a detallar los errores de la administración en los 12 años previos que ya hemos señalado acá, pero para ilustrar que no han cesado, recientemente se expidió el escalafón docente que estuvo aplazado injus-tificadamente por muchos años, y según dicen, se ha detectado que alrededor de 30 docentes han venido devengando por largos periodos más salario de lo que debían percibir, y coincidencialmente parece que son amigos de la administración.

Este gran detrimento patrimonial, de ser cierto, conlleva sanciones penales, disciplinarias y fiscales para el directivo responsable. Y todavía sin este escándalo, luce razonable, decente y legal que en 2019 se acabe el reinado en la universidad a pesar del apoyo clientelista que pretende simular una dictadura en la Uceva de todos.

NOTA: Por comisión de estudios en el exterior del suscrito, esta columna volverá en un mes.

También te puede interesar:   El puente roto
Compartir: