El Tabloide

¿Es la terminación o el inicio?

“…la palabra éxito encierra un significado aún poco profundo en la mente de los jóvenes…”.

En el transcurso de la semana se llevaron a cabo en las diferentes instituciones educativas del municipio las ceremonias de grado de bachiller de los estudiantes que culminaron con éxito el grado once dando paso así al inicio de las metas que a nivel personal, académico o laboral se han trazado como proyecto de vida. En este sentido la palabra éxito encierra un significado aún poco profundo en la mente de los jóvenes que en su mayoría no asumen la total responsabilidad que el nuevo camino trae inmersa. Para ellos es la terminación de una etapa, para la sociedad, incluyendo la familia, es el comienzo de su vida productiva.

En conversación con algunos futuros egresados sobre las metas que al corto y mediano plazo tienen, se percibe que en términos generales la educación superior es el enfoque que la mayoría quisiera alcanzar pero aún así en algunos esta opción no se ve materializada por diferentes circunstancias, tales como escasos recursos económicos, factores de empleabilidad, disponibilidad de viajar al extranjero, poca motivación en empezar de nuevo un largo estudio, oferta no llamativa de pregrados en la ciudad. Variables negativas que contrastan con aquellos en los que se percibe una mejor intención en el aprovechamiento de las bases académicas.

¿Cómo sería la mejor forma de dar continuidad a la etapa productiva y de formación del adolescente? La respuesta no está sólo en el joven que aún con la ilusión de la ceremonia del grado no se alcanza a imaginar la magnitud de lo que sigue. Si antes sólo se debía ocupar de los deberes escolares, ahora su visión debe estar enmarcada de forma amplia en lo que será su vida de allí en adelante. Y en este marco es donde juega papel importante la familia, el Estado, el gobierno local y los empresarios.

La familia, en el sentido de acompañamiento permanente en las decisiones que el adolescente tome, entendiendo que el recién graduado aún no tiene la experticia suficiente para afrontar grandes decisiones. El Estado, definiendo políticas que no beneficien sólo a unos pocos como lo del programa Pilos sino al colectivo en general. Los gobiernos locales, apoyando a las instituciones educativas en la consolidación de articulaciones efectivas entre la educación media y la universidad. Y los empresarios, contando en los egresados como una oportunidad de aplicación y extensión de la responsabilidad social implícita en su misión y visión. Independiente de los que se decidan a formar empresa que sería lo ideal, a todos los graduados y sus familias: Felicitaciones.

Compartir: