“…el hospital está “vivo” y esto me impresionó, porque fui testigo de su estado agónico…'”.

Cuando me siento enfermo y me toca ir a la EPS correspondiente quisiera que me atendieran de inmediato y creo que a toda persona le sucede lo mismo, pero pasa que eso no se puede por lógicas razones y entre otras, que es imposible atender a todos al mismo tiempo y entonces, hay que hacer la cola o fila, así como acontece en los bancos, oficinas de pago de servicios públicos, comprar un tiquete, en los supermercados, en otras palabras, vivimos en el mundo de las filas, gústenos o no nos guste.

La semana que pasó acompañé a un amigo al hospital San José pues tenía un fuerte dolor y en el momento no hubo quien lo transportara, era una emergencia y es así como llegamos a Urgencias, estaba repleto de gente. Sinembargo la atención fue inmediata, rápida y eficiente, pero uno cree que, sin razones valederas, deben abrirle las puertas de par en par y que los médicos y enfermeras lo examinen ya, no da espera y se impacienta. Quedé perplejo ante los cambios que encontré en medio de un ir y venir de profesionales de la medicina, enfermeros y enfermeras, trabajadores, todos casi corriendo, se evidencia que el hospital está “vivo” y esto me impresionó, porque fui testigo de su estado agónico hace aproximadamente diez años.

Pude apreciar que ha sido un proceso que se gesta paso a paso, uniendo esfuerzos, a un equipo muy unido bajo la administración de Comfenalco y bajo la tutela de una junta directiva muy seria y responsable que han puesto todos sus esfuerzos al servicio de la salud no solo de los bugueños sino también de la región. Es sorprendente la cantidad de gente que es atendida, día y noche, domingos y festivos, en jornadas continuas. Estimo que el hospital San José debe ser apreciado, querido y defendido por toda la comunidad bugueña, como uno de los bienes más preciados de la ciudad y ahora precisamente que se habla de la permanente crisis en la salud es más que urgente trabajar en su defensa y bienestar, ya que se ha convertido en una empresa generadora de empleo, prestadora de los más altos servicios médicos y de cirugía especializada.

Francamente que es el resultado de un gigantesco esfuerzo de un equipo de trabajo liderado por la junta directiva que tiene en su mesa a destacados líderes raizales y bajo la gerencia de una bugueña brillante y con gran espíritu de servicio a la comunidad, Yamileth Garzón Sánchez. Se respira un aire fresco y de modernidad en el nuevo hospital San José de tantísima historia a través de los años, gente joven y con mucho entusiasmo recoge el espíritu de sus fundadores, que ojalá perdure para siempre.

También te puede interesar:   Ojo de poeta
Compartir: