“…Hay seres que poco les importa el círculo donde se desarrolla su vivir y el de los suyos…”.

Dentro de la relatividad vital de los pueblos se cruzan momentos estelares que señalan para el discurrir humano toda una cadena de esperanzas, de reconocimientos, de ambiciones, que promueven la voluntad de los diversos núcleos sociales a poner su mirar en el esquivo progreso de las provincias nacionales y de sus organismos.
Esa relatividad vital está cimentada en todas las instituciones públicas o privadas y sus integrantes o los estamentos que las conforman, o que hicieron parte y se nutrieron intelectualmente, quieren siempre lo mejor para ella. Ausentes de resentimientos, de odios y rencores para participar, para buscar la optimización de sus organizaciones. Si se quiere la entidad y la región, poco importan las personas, pero dentro de ellas, debemos de buscar lo mejor para su conducción, como siempre lo hemos hecho.

Hay seres que poco les importa el círculo donde se desarrolla su vivir y el de los suyos. Con saña tratan de crear malestar entre la comunidad institucional y regional, creyendo que le hacen daño a su objetivo personal, sus actuaciones conducen a deteriorar la buena marcha de cualquier organismo, y así lo harán donde estén, tarde o temprano, la ceguera producida por su malestar rencoroso les impide ver con claridad a la luz de la verdad, lo que ocurre cerca o lejos, niegan lo que ven, se insensibilizan ante lo que siente toda una comunidad, como es el desarrollo venido de los cambios fundamentales y necesarios en toda institución que mira hacia el futuro, que no se estanca con la acción dañina de las mentes rencorosas y sentidas.

No puede taparse con la mano lo que ocurre a nuestro alrededor, no podemos negar el avance que ha tenido la UCEVA, académica y científicamente, como lo vimos recientemente en este medio informativo de los vallecaucanos, con la gestión del Magister Jairo Gutiérrez Obando y de su equipo de colaboradores. Ya lo he dicho, que recibió la institución con diez programas y ahora presenta más de veinte, eso no pueden negarlo, que ha venido dándose cambios estructurales, para bien de esta casa de estudios superiores. Que académicamente avanzamos en busca de lo mejor. Y, a nivel científico, Colciencias, categorizó diez grupos de investigación y a cinco investigadores, reconocimiento que honra nuestra institución. Es cierto que se han podido presentar errores, pero se subsanan, somos humanos y tenemos derecho a equivocarnos, no se actúa como máquinas programadas y así lo ha entendido la comunidad académica y administrativa, que se trabaja bajo los parámetros de la razón y sobre todo de la buena fe.

También te puede interesar:   Rusia
Compartir: