En Tuluá la situación es dramática con el agravante de que no existe ninguna normatividad que controle la desmedida utilización de estos dispositivos.

El uso masivo y constante de los teléfonos celulares dentro de los establecimientos educativos, tanto públicos como privados, podría ser regulado si el Congreso de la República aprueba el proyecto de ley que fue presentado esta semana.

El mal uso que los estudiantes le están dando a los teléfonos móviles en las instalaciones de colegios e instituciones educativas, ha llevado a que las autoridades tomen cartas en el asunto y empiecen a legislar en torno a esa indebida utilización.

La bandera la asumió esta semana el Representante a la Cámara, liberal por Boyacá, Rodrigo Rojas, quien, tomando como base un estudio elaborado por el Ministerio de las TIC, presentó ante el órgano legislativo un proyecto de ley cuyo espíritu central es prohibir el uso de estos aparatos en los colegios y, particularmente, en las aulas de clase.

«Queremos dejar en claro que nosotros conocemos el gran aporte que hace la tecnología a la humanidad, pero entendemos que para las personas más pequeñas el acceso sin supervisión puede generar problemas», señaló el congresista al sustentar su iniciativa.

En Tuluá, como en el resto del país, la problemática ha tomado matices dramáticos, con mayor incidencia en los establecimientos oficiales en donde sus rectores y coordinadores deben luchar en contra de esta práctica con la consecuente reacción de los alumnos.

Según el Ministerio de las TIC, el uso de los celulares en la juventud está tomando alcances extremos que deben ser controlados, añadiendo que el 52% de los adolescentes entre 12 y 17 años sienten algún tipo de ansiedad cuando no están conectados a internet.

Otro estudio, este realizado por la firma TigoUne en conjunto con la universidad Eafit de Medellín, revela que los adolescentes permanecen en línea hasta cinco horas diarias y el 75 % entre niños y jóvenes se conectan desde su habitación, quedando por fuera del control de padres o cuidadores.

El presentante Rojas aseguró que la iniciativa presentada al legislativo busca una mayor supervisión de los jóvenes por parte de los mayores para reducir riesgos y estará dirigido tanto a alumnos como a profesores de preescolar, básica y media.

Países como Francia ya cuentan con una normatividad que prohíbe el uso del celular en los distintos niveles de las escuelas aunque los estudiantes los pueden ingresar a las aulas de clase pero no están autorizados para hacer uso de ellos. En Chile por su parte se está siguiendo el mismo proceso colombiano mediante un proyecto de ley que busca regular el uso de estos dispositivos.

Opiniones 

Ma. MATILDE OSPINA G.

Madre de familia
IE. Jovita Santacoloma

También te puede interesar:   Desde el 2018, Congreso colombiano tendrá 280 curules, 12 más

«Me parece correcto que haya una prohibición de los celulares porque este uso dentro de los salones hace que los muchachos descuiden las clases y muchos no entienden nada. Pero creo que también se debe extender esa prohibición a los profesores, tanto en los salones como en los pasillos del colegio. Ahora, si el profesor considera apropiado su uso, pueden hacerlo siempre y cuando este uso tenga fines eminentemente académicos».

JOSELÍN RUSSI COY

Rector 
Institución Educativa Corazón del Valle

«Yo estoy de acuerdo que se prohíba el uso del celular en los colegios, salvo cuando se deba utilizar con fines educativos y para grados hasta noveno, creo que 10 y 11 podrían usarlo porque ya son más responsables. No obstante la limitante que tenemos algunas instituciones es la conectividad dentro de los establecimientos. Nosotros para limitar el uso de los celulares en nuestras sedes, hacemos un bloqueo de redes»

DANNA C. VILLEGAS

Estudiante grado décimo 
Institución Educativa Corazón del Valle

«Yo no comparto ese proyecto, nosotros podemos usar el teléfono celular en el colegio de manera responsable. En mi caso, yo lo utilizo para complementar las exposiciones que hago en clase y para trabajos de distinto tipo que presento en el salón. Otras veces se necesita para alguna comunicación con la familia. También las redes sociales se pueden usar de manera positiva pero estoy de acuerdo en que no se deben abrir en clase».

Padre CARLOS M. BARRIOS

Rector
Colegio Salesiano San Juan Bosco

«Creo que esta es una actividad que se debe regular porque los teléfonos celulares son una herramienta que fortalecen el saber pero considero que se deben establecer espacios para la formación tanto en docentes como en los padres de familia porque la regulación del uso de este medio debe arrancar en el hogar. En este momento estamos en manos de la tecnología, esta nos está instrumentalizando y ello requiere una regulación».

Compartir: