El Tabloide

Riofrío, 95 años de vida instituciona. La fundación de esta localidad data de 1567

Durante 451 años de fundación, esta localidad ha tenido diferentes cambios de índole político administrativo. Solo en 1923 logró su creación oficial.

Esta colección particular muestra las costumbres y tradiciones de esta población turística del centro del Valle.

Cuando a un vallecaucano lo invitan a esta población del centro del departamento, automáticamente se le viene a la memoria las palabras río y bofe, dos símbolos que la representan y le han dado renombre regional y nacional.

Lo que pocos saben es que el territorio que visitan si bien es cierto apenas cumple 95 años de creación como municipio, remonta sus orígenes al año 1567 cuando Pedro María Marmolejo recibió del Rey Felipe II los terrenos que en esa época eran ocupados por la tribu de los Motuas a quienes se les conocía como indios Gorrones, pues eran expertos en pescar bocachico.

Por esas calendas, dicen los apuntes históricos, recibió el nombre de Santa María Magdalena de Riofrío, pues la fundación coincidió con la celebración de las festividades la santa y que se sigue celebrando el 22 de julio de cada año.
La historia de este poblado resulta apasionante, pues en sus ya casi 452 años de fundación ha vivido diferentes cambios en su vida político administrativo y tardó casi 353 años en lograr su autonomía.
El trasegar de Riofrío, nombre que tomó del afluente que lo baña, empezó en 1749 cuando aparece como un territorio bajo la jurisdicción de Roldanillo, pero 14 años después se registra como jurisdicción de Cali y recibe el nombre de Palomino.

Ya en 1852 Riofrío forma parte del Distrito de Buenaventura y dos años después deja de ser cabecera y pasa a ser Huasanó.  Una ordenanza expedida en Tuluá en el año 1882 le ordenó formar parte del área de la población de la cabecera de distrito, convirtiéndose Riofrío en cabecera del mismo.
Esa medida tomada desde Tuluá es revocada por la Asamblea del Cauca que a través de la ordenzanza No 42 del mismo año lo declara como corregimiento del Distrito de Huasanó.
Los documentos existentes y consignados en los escritos publicados en el libro “Juntos por el Valle”, editado por la Fundación Farallones indica que la ordenanza No 32 del 14 de abril de 1914 segregó a esta localidad de Huasanó, y finalmente la ordenanza No 31 del 28 de abril de 1923 creó el municipio de Riofrío.

Tierra de oportunidades

Por su ubicación geográfica gran parte del territorio es montañoso lo que le permite contar con una de sus mayores riquezas, representada en la parte hídrica y aunque es el río Frío su principal afluente, posee otros de menor tamaño, quebradas y cañadas que refrescan sus tierras.
El clima que posee le permite contar con una variedad paisajística que hoy le ayuda a venderse como un municipio propicio para el ecoturismo.

Se destacan los corregimientos de Salónica, Fenicia, La Zulia, Portugal de Piedras como los más importantes.
Los ríos Frío, Cuancua, Lindo, Volcanes y Piedras, los cuales ofrecen en sus riveras playas y balnearios naturales, entre ellos el balneario natural del río Cuancua , son sin duda un atractivo para los turistas. Estos ríos ofrecen además una abundante pesca rica en sabaletas, jetudos, bocachicos, y barbudos, por este motivo constituyen uno de sus grandes atractivos.

Se destaca también la reserva natural de Piedra Pintada donde se conservan algunas especies de flora y fauna algunas originarias de la región u otras que llegaron a través de la migración, especialmente aves.
Otro de los atractivos naturales de esta localidad es el Páramo del Duende que abarca aproximadamente 2.500 hectáreas entre los 3.300 y 3.900 m de las cuales 1.562 hectáreas se localizan en el departamento del Chocó jurisdicción del Municipio del Litoral del San Juan que tiene como cabecera a Docordó, y 316,17 hectáreas en el departamento del Valle del Cauca.

El Páramo se encuentra aislado de otros páramos y esta bordeado por una franja amplia de bosques altoandinos, muy pendientes y terrenos escarpados que actúan como barrera para la intervención del hombre.

Su majestad el bofe

El bofe es sin duda una de las insignias de la población y es un placer culposo sentarse en los alrededores del parque y degustar de un alimento que se acompaña de patacones o papa cocinada y si es de su gusto una porción de ají bien picante.
Pero si quiere variar el menú puede ordenar una bandeja con empanadas, papa y maduro aborrajados entre otros manjares.

Riofrío es sin duda uno de esos paraísos vallecaucanos que usted debe conocer y ojalá más allá del río, pues tiene infinidad de atractivos naturales que lo confirman como la Reserva Turística del Valle.

Compartir: