Los líos procedimentales en la elección del titular de la Contraloría Municipal de Tuluá aún siguen causándole problemas al Concejo local, desde donde se adelantan toda clase de consultas para destrabar el proceso. Según la presidenta del Cabildo, una universidad cobra entre $50 y 100 millones por su acompañamiento.

Se espera la respuesta de varias universidades a las que se les ha pedido acompañamiento en el proceso

El Concejo Municipal sigue navegando sobre un remolino jurídico y procedimental con la elección del Contralor del municipio ante las múltiples inquietudes que les surgieron luego de la expedición de la Ley 1904 el 27 de junio pasado.

El problema radica en que la dependencia de control municipal completa siete meses en interinidad tras la renuncia de la titular, Patricia Ortega Gálvez, y el nombramiento de Lina Maturana en calidad de encargada.
Consultada al respecto la presidenta del cabildo municipal, Claudia Mariém Rodríguez Muñoz, señaló que han sido muchas las gestiones, cartas, oficios y consultas que se ha hecho desde la Corporación pero no ha sido posible desempantanar la situación.

«Desde que se presentó la vacancia definitiva del cargo de Contralor Municipal, oficiamos al Departamento Administrativo de la Función Pública desde donde se nos respondió que para elegir este funcionario, debíamos aplicar la Ley 1904, en donde se reglamenta la elección del Contralor General de la República, es decir, debíamos proceder a hacerlo por analogía» sostuvo la cabildante.

El problema surgió cuando, al socializar la citada Ley, el Concejo en pleno descubrió que para la elección, se debía contratar una institución de educación superior, pública o privada, que cumpliera como requisito principal con acreditación de alta calidad.
El Concejo procedió a solicitar el concurso de entidades como la Esap, la Universidad Antonio José Camacho y la Santiago de Cali, las cuales respondieron que ninguna cumplía con la acreditación solicitada en la norma.

Siguiendo con la propuesta del DAFP, la presidenta del Concejo Municipal ofició a otras instituciones similares como la Universidad Javeriana, Icesi, Autónoma de Occidente, de Caldas, la Tecnológica de Pereira y la Universidad de Manizales, cuyas respuestas aún no han llegado.

«Otro problema que se nos puede presentar es que, asumiendo que una de estas entidades nos acompañe en el proceso, primero el valor de sus servicios va a ser alto y no contamos con los recursos para ello, y segundo que la Ley 1904 habla de que el listado para la elección debe contar con mínimo 20 candidatos y no sabemos si se nos presenten tantos aspirantes» puntualizó Rodríguez Muñoz.

Entre tanto, la interinidad de la Contraloría Municipal de Tuluá no permite que se realicen los procesos investigativos propios de una dependencia de tanta importancia para el desarrollo del municipio.

También te puede interesar:   Estadio Doce de Octubre sí se remodelará este año: Gerente de Indervalle
Compartir: