Las directivas de la clínica San Francisco ordenaron desde el pasado jueves cancelar todas las citas y atención médica a los usuarios afiliados a la EPS Coomeva, ante un nuevo incumplimiento de esta con los pagos a la IPS.

La decisión obedece a que desde la EPS se había dispuesto que uno de los abonos pactados a mediados del año anterior debía hacerse en el presente mes de enero y, tras su terminación, no se registró ningún pago en las cuentas de la clínica.
La deuda actual de Coomeva con la principal clínica tulueña está por el orden de los nueve mil millones de pesos y aunque el año pasado hubo cumplimiento en lo pactado, al iniciar el 2018 hubo un nuevo retraso.

La clínica San Francisco era la única que estaba prestando servicios a Coomeva puesto que desde mediados del año anterior le fue cancelada la atención a sus afiliados desde la clínica Mariángel y el hospital departamental Tomás Uribe Uribe.
Coomeva tiene en Tuluá alrededor de 40 mil usuarios que, al no contar con ninguna de las IPS señaladas para su atención, quedan en grave riesgo vital aunque desde Sinergia se está remitiendo a los pacientes a otras IPS de la región como Buga, Palmira y Cali sin que la aseguradora asuma los gastos correspondientes.

También te puede interesar:   Coomeva podría ser intervenida, la única clina a su servicios le cerró las puertas
Compartir: