Alrededor de 60 mil pacientes tulueños, afiliados a la EPS, se encuentran desde el miércoles sin un lugar dónde recibir atención médica en la ciudad. Coomeva ya no tiene red de servicios especializados en la Villa de Céspedes.

La clínica San Francisco se sumó a la Mariángel y al hospital Tomás Uribe Uribe al cerrarle también sus puertas a Coomeva y solo atenderá urgencias manifiestas. La entidad podría ser objeto de intervención del Estado si no normaliza pronto sus servicios.

Lo que los usuarios tulueños de Coomeva EPS estaban temiendo desde hace unos días, sucedió el pasado miércoles: la clínica San Francisco, la única con la que quedaba convenio, cerró sus puertas a los afiliados a esta empresa, quedando solo con atención a urgencias.

La gota que rebosó la copa de la clínica local fue la negativa reiterada de Coomeva de cancelar los más de siete mil millones de pesos que le adeuda, de ellos la mitad con vencimiento de términos. Coomeva quiso abonar alrededor de 1500 millones pero la IPS solicitó el pago de la cifra vencida.

DATO: La Clínica San Francisco, única que prestaba servicios a los usuarios de la EPS, le cerró las puertas esta semana

De acuerdo con voceros de la clínica, esta reiterada negativa obligó a una reunión extraordinaria de la junta directiva que, en la tarde del martes, votó de manera unánime por cancelarle los servicios a los afiliados a Coomeva.
Igual había sucedido hace tres meses con la clínica Mariángel y hace cerca de un mes con el hospital departamental Tomás Uribe Uribe, lo que indica de manera expresa que los tulueños afiliados a Coomeva que requieran servicios distintos a urgencias, deberán acudir a Buga, Palmira o Cali donde la entidad todavía tiene red de servicios aunque el convenio con el hospital San José de la Ciudad Señora corre riesgo de suspen-derse, según se conoció ayer.

No obstante, desde la oficina local de la EPS se indicó que se está tratando de reactivar el convenio con el Tomás Uribe Uribe para atender a sus casi 60 mil usuarios en el centro del Valle pero desde allí su gerente respondió de manera enfática que para acceder a esa petición, Coomeva le debe cancelar la totalidad de la deuda con ellos, algo más de $ 3000 millones.
Voceros de la Asoación de Usuarios de Coomeva en Tuluá señalaron que, ante la difícil situación de la entidad con las IPS, cuyos damnificados son los pacientes, oficiaron de manera puntual al gerente regional de Coomeva EPS, Germán Ignacio Bastidas Andrade, conminándolo a darle pronta solución a la problemática.

DATO: Los pacientes que requieran algunos servicios especializados están siendo remitidos a Buga, Palmira o Cali bajo su costo y riesgo

Justamente este funcionario, tras la ruptura el mes anterior con el Tomás Uribe Uribe señaló, por medio de su oficina de prensa, que el propósito era centrar toda su atención a través de un sola IPS, para lo cual se había escogido a la San Francisco
Entre tanto, desde uno de los entes de control del municipio se indicó que se le dará una espera de dos semanas a la entidad para solucionar la atención a sus afiliados, de lo contrario se oficiará a la Superinten-dencia de Salud para solicitar la inmediata intervención de Coomeva.

También te puede interesar:   Continúa vigilancia militar en la Villa de Céspedes
Compartir: