La Empresa de Teléfonos de Buga, propietaria de estos elementos de comunicación, los mantiene a pesar de que hace ya varios años dejaron de funcionar.

Hace tan solo unos años atrás las comunidades se peleaban para que las empresas ubicaran en sus sectores telefónos públicos, pues era una herramienta vital para comunicarse.

Fue así como en muchas esquinas, centros de salud y parques se ubicaron estas cajas ante las cuales los ciudadanos hacían cola para llamar pues solo bastaban unas cuantas monedas.
Citas amorosas, negocios, citas médicas o visitas familiares se hacían desde estos auriculares que tenían todos el mismo diseño y funcionaban con monedas de 100, 200 y 500 pesos y su cubrimiento era nacional.
Hoy todo es historia pues la telefonía móvil les quitó sus funciones a lo que se sumó la liquidación de las telefónicas estatales que prestaban el servicio.

En Buga se encuentran aún estas cabinas públicas en diferentes sectores y aunque ya no sirven, permanecen ahí testificando el paso inexorable de los años donde cambió hasta la manera de comunicarnos.

También te puede interesar:   Terminal de Buga bajo la lupa, Superintendencia inició la investigación
Compartir: