Jorge Restrepo trabaja de manera exclusiva para la revista Semana, cuyas carátulas llevan siempre una ilustración suya.

Jorge Alberto Restrepo Hernández

Pintor, ilustrador y caricaturista

Inconforme con muchas cosas del sistema, con una amplia visión crítica al estamento político que lo sitúa más a la izquierda que a la derecha y muy orgulloso de sus orígenes campesinos, así se podría describir rápidamente a Jorge Alberto Restrepo Hernández, el ilustrador y caricaturista que desde Tuluá está empezando a recorrer el mundo.

Sus ilustraciones y caricaturas en las revistas Semana y Soho hoy lo tienen en la mira de otros medios internacionales, aunque ese primer paso ya lo dio cuando fue ilustrador de la revista Ideas, editada por el diario El País de España.
Su vocación artística la descubrió en su natal San Antonio, corregimiento de Sevilla, donde hizo su primer dibujo, el de Cucaracho, el personaje del pequeño pueblo enclavado en las estribaciones de la cordillera Central.
De allí salió en 1994, con 22 años de edad -hoy tiene 45-, tras el asesinato de su padre, Jorge Iván Restrepo, concejal de Sevilla, a manos de un grupo armado al margen de la ley. Hijo único, este hecho lo hizo emigrar junto a su madre a Tuluá donde su abuela y sus tías.

Formación autodidacta

Decidido a que viviría de la pintura, a pesar de que su madre le había dicho alguna vez que estudiara algo formal y dejara aquello como un hobby, pensó que la academia lo formaría y se fue a Cali para estudiar diseño gráfico “pero me di cuenta que esto me iba a constreñir la creatividad y abandoné” sostiene.

Se dedicó entonces a visitar exposiciones e investigar por cuenta propia para nutrirse y desarrollar las técnicas necesarias a la vez que estudió mucho sobre otras disciplinas académicas como filosofía e historia del arte como complemento a su ciclo formativo.

Dato: El otro año irá a Suecia para exponer 18 retratos de los miembros de la academia que otorga los Nobel.

Luego de hacer algunos murales en colegios y escuelas de Tuluá, un día se decidió a enviar una caricatura del padre Martín Botero a EL TABLOIDE, se la publicaron y comenzó aquí su carrera de manera más formal en lo que sería su vida futura, la pintura, la ilustración y la caricatura.
“No puedo decir que tengo una influencia de alguien en especial pero en mis inicios estudié a Osuna, caricaturista de El Espectador. También me gustan mucho Beto, Vladdo, Mheo, Mico entre los nacionales” precisa el artista.
Vive agradecido de la tecnología y las redes sociales porque es a través de estas como ha sido contactado de los grandes medios para su trabajo. Su blog y sus cuentas en las distintas redes son permanentemente revisadas por los encargados del área de ilustración y por allí mismo lo llaman.

Se define como un ilustrador y es así como se gana la vida pero no abandona la pintura porque esta lo hace sentir vivo y le permite trabajar para sí y evadirse de las responsabilidades de los encargos externos.
Sostiene que la caricatura es la niña traviesa de las artes plásticas porque siempre debe estar en función de la crítica, de decir las cosas que la gente necesita saber y no todos las dicen.

Europa lo espera

Lleva ya varios años como ilustrador titular y exclusivo de la revista Semana, la que le encarga para cada edición un trabajo en el que su creatividad se pone a prueba en cada obra.
“Hay personajes sobre los que ya uno tiene una especie de plantilla y no se hacen difíciles pero otros tienen rasgos que dificultan más su elaboración” agrega Restrepo Hernández y señala como uno de estos a Juan Fernando Cristo, actual precandidato presidencial.

A pesar de que la caricatura tiende siempre a deformar al personaje, y en ello Restrepo es un especialista, no ha recibido nunca una queja de alguien que se haya sentido agredido por un dibujo suyo.
Se encuentra trabajando con ahínco en los 18 retratos de los miembros de la academia sueca que anualmente otorga los premios Nobel pues significarán su primera visita a Europa en septiembre del año próximo.
Ya estuvo en Chile en una exposición suya y en agosto irá a Ecuador a un evento internacional de caricaturas “pero me emociona el viaje a Suecia para exponer estos 18 dibujos, gracias a la invitación del escritor colombiano Víctor Rojas y de allí pasaré a Dinamarca” añade el artista con verdadera expectativa.

El espacio se agota pero no la historia de Jorge Restrepo Hernández quien vuelve a su estudio para continuar con la obra creativa que ha ido forjando a punta de talento y disciplina para darle lustre a San Antonio, Sevilla, Tuluá y Colombia.

También te puede interesar:   El Rosario de la Aurora se celebra desde hace más de 60 años, una devoción muy tulueña
Compartir: