El pasado domingo las mujeres que se encontraban visitando a sus familiares recluidos en la cárcel de la Villa de Céspedes, se vieron sorprendidas al presentarse una gresca entre los internos del patio cuatro.
La alteración de la disciplina en el interior del penal obligó a las directivas a suspender la visita.

Ante la situación de amotinamiento de la Cárcel de Mediana Seguridad de Tuluá, obligó a la guardia a recobrar la seguridad utilizando gases lacrimógenos.
Así lo informó el director del penal, el capitán en retiro, Gonzalo Rivera, quien dijo que la riña se registró entre varios internos del patio cuatro, quienes utilizando armas de fabricación carcelaria, trataron de agredirse en medio de la visita de mujeres que a esa hora del día se llevaba a cabo.

Familiares de internos que se encontraban en el centro carcelario, se mostraron preocupados por la situación y pidieron a las directivas que se dé al servicio las nuevas instalaciones que fueron inauguradas en el mes de noviembre del año anterior y aún continúa el hacinamiento.

Frente a este tema la gobernadora del Valle manifestó que solicitará al INPEC y al Ministerio del Interior celeridad en el proceso de la puesta en marcha de esta infraestructura y se entreguen los detalles sobre las situaciones que han generado la demora en la utilización de estas ampliaciones físicas de este penal.

También te puede interesar:   Perece arrollado soldado profesional, el tulueño llevaba 15 años de servicio
Compartir: