Los habitantes de diferentes sectores de la ciudad, especialmente del occidental, se vieron sorprendidos en la mañana del martes por la presencia de personal de la Policía y la Fiscalía, en diversos procedimientos judiciales que terminaron con la aplicación de la extinción de dominio.

Los procedimientos judiciales se desarrollaron en los barrios Nuevo Farfán, Bolívar, Rojas y Brisas de San Antonio, señalaron las autoridades de policía de la Villa de Céspedes. Las acciones judiciales fueron realizadas por la Fiscalía 61 Especializada de Extinción de Dominio, con el apoyo de la Sijín de la Policía Valle y unidades policiales de la estación Tuluá.

Las cuatro viviendas expropiadas durante la mañana y parte de la tarde de este martes estaban avaluadas en 400 millones de pesos, lugares en los que de acuerdo con las informaciones y las evidencias cometían diferentes delitos.

Según el mayor Julio Fernando Mora Escobar, los delitos por los que se ordena la extinción del dominio de estas propiedades están relacionados con el almacenamiento y comercialización de estupefacientes, armas de fuego y municiones.
Según la ley 1708 de 2014 de extinción de dominio, los dueños de estas casas perderán sus propiedades por haber permitido que se cometieran esta clase de delitos.
Agregó el oficial que las viviendas serán demolidas y que estos procedimientos se realizarán en otras poblaciones del Segundo Distrito de Policía como en Andalucía, Riofrío, Trujillo y Bugalagrande.

También te puede interesar:   Tras sufrir un accidente de tránsito, falleció "Jorobita"
Compartir: