La implementación a partir de mañana domingo de la resolución 6349 de 2016 que habla del reglamento interno del Inpec, en la cárcel de mediana seguridad de Tuluá desató en los últimos días una avalancha de protestas por parte de los internos quien tomaron la decisión de entrar en huelga de hambre mientras que sus familiares protestaron ante los medios de comunicación y las directivas del centro penitenciario, argumentando que son vulnerados sus derechos.

Para una de las familiares, el hecho de utilizar el pico y placa para las visitas viola el derecho que ellos tienen de poder ver a sus esposas, madres, hermanas e hijas.
“Esta medida llega al punto de lesionar la situación económica de los familiares de los internos, ya que los implementos de aseo hay que enviarlo a través de una empresa de mensajería y cuando no haya dinero entonces ellos que deben de hacer” señaló una de las familiares de los internos que realiza la protesta.
Los manifestantes señalaron que otra de las medidas adoptadas por la directiva de la cárcel es la prohibición de ingreso de alimentos a los internos.

Otro de los allegados a los reclusos manifestó que la comida que les están entregando en muchas ocasiones les llega descompuesta.
Igualmente hicieron reparos a las medidas de pico y placa para las visitas donde manifiestan que los familiares que trabajan y no pueden llegar a tiempo, los que vienen desde otras partes distantes como Bogotá, la costa, Medellín entre otras ciudades, van a perder el viaje y sus trabajos, como consecuencia de estas medidas.

Las directivas

Para los funcionarios éstas son medidas que se establecen en la resolución de reglamento interno que es a nivel nacional y que ahora con el traslado a las nuevas instalaciones se deben aplicar.
El director de la cárcel de mediana seguridad en la Villa de Céspedes, capitán retirado Gonzalo Rivera indicó que este tipo de protestas las tenían contempladas pero el dialogo y el buen trato ha permitido que no pase a mayores y los internos y familiares entiendan las medidas y las decisiones que tenemos que tomar, la aplicación de la ley no se negocia y el reglamento lo tenemos que aplicar.
“Con las nuevas disposiciones los internos solo recibirán la alimentación que el estado les proporciona a través del contratista operador que es Unisocial”.
Frente a la huelga de hambre adelantada por algunos internos, el director dijo que estableció el protocolo diseñado para estos casos, sin alteración alguna.

El ministerio público

Una vez se conoció la situación de protesta en la cárcel de Tuluá, el ministerio público a través del personero delegado para los derechos humanos Alonso Montero se dirigió al lugar para reunirse con las directivas y representantes de cada uno de los patios además de los guardianes y así establecer una mesa de trabajo que permita aclarar y reconsiderar algunas acciones en el interior del penal.
El funcionario confirmó que en la ampliación de cupos a la nueva infraestructura garantizará un espacio más cómodo para la visita íntima que cuenta con otras características como son un baño.

También te puede interesar:   Una casa tulueña hecha pesebre
Compartir: