El pasado domingo familiares de un hombre que se encontraba en la Unidad Local de Medicina Legal, sin identificar, lograron reconocerlo gracias a las fotografías presentadas en el lugar.

La víctima, que había sido atacada a puñal por otro joven el pasado martes 9 de octubre, hacia las 8 y 30 de la noche, fue identificada como Jesús Alejandro Ceballos Quintero. Este adolescente, de 16 años de edad, quien residía en la urbanización San Francisco del corregimiento de Aguaclara, fue asesinado en medio de una riña presentada en la carrera 20 entre calles 24 y 25 del barrio Escobar.

Para los familiares de este joven fue toda una sorpresa encontrar el cuerpo en la Morgue pues lo daban por desaparecido, ignorando que había sido asesinado de cuatro puñaladas que le propinó un joven, al parecer, bajo los efectos de los alucinógenos.

El presunto homicida, de 18 años de edad, es conocido en el sector como “Mono Juan”, y fue capturado por la Policía en poder de un arma cortopunzante ensangrentada.
Cuatro heridas de arma blanca en el tórax y el oído izquierdo, le causaron la muerte de manera inmediata.
Los familiares de este joven, consternados ante la fatal situación, emprendieron las diligencias de ley para poder darle cristiana sepultura.

Ceballos Quintero se dedicaba a trabajar una carretilla y acompañar a un familiar a cuidar motocicletas en el centro de la ciudad, sustento con el que ayudaba a su familia.
Allegados y conocidos del joven, no se explican qué pudo haber sucedido para que acabaran con la vida del adolescente, que no había manifestado inconvenientes, pues siempre se mostró como una persona tranquila, servicial y entregada a su familia.

También te puede interesar:   En accidente fallece bugalagrandeño
Compartir: