La estructura, de no ser intervenida de manera inmediata podría colapsar dejando incomunicados al municipio de La Unión con La Victoria.

La imagen evidencia el grave deterioro que presenta el puente Mariano Ospina Pérez que comunica a La Victoria con La Unión.

Los alcaldes del norte del departamento están acudiendo a medidas extremas para captar la atención de la Administración Seccional que lleva varios meses pasando por alto los reclamos de los habitantes que ven como los puentes se deterioran de manera acelerada.

El primero en reaccionar fue el abogado Julián Hernández, alcalde de La Unión, quien ordenó cerrar el puente Mariano Ospina Perez que comunica a su municipio con La Victoria.
La estructura, de no ser intervenida de manera inmediata podría colapsar (ver gráfica) dejando incomunicados a estos dos municipios causando una afectación de grandes proporciones a la economía.
El alcalde Hernández determinó cerrar el paso a los vehículos pesados permitiendo solo el tránsito de bicicletas y peatones.

De acuerdo con las informaciones conocidas por este medio, la próxima semana una comisión de la Gobernación del Valle se desplazará hasta el sector para adelantar el dignóstico y establecer las acciones correctivas.
Pero si por La Unión llueve por Roldanillo no escampa. Los pobladores de la Tierra del Alma y sus vecinos de Zarzal llevan dos años viendo cómo sellan los huecos que de manera constante se abren debido al desgaste de la capa asfáltica.

“Este puente es un poco mas nuevo que el de La Unión y su deterioro en gran parte se debe a que por el transita una cantidad de trenes cañeros que lo usan con frecuencia para pasar de la doble calzada a la panorama y evitarse el pago de los peajes” comentó el periodista Miguel Pomo, uno de los que sigue de cerca la problemática del puente de Guayabal.
Justamente hace un año, otro periodista, Gerardo Castro prendió las alarmas y denunció el deterioro de la estructura. En ese momento un ingenio de la región ordenó un estudio que arrojó las soluciones pero estas aún no llegan.

“Llevamos en esta región dos años o más esperando una atención por parte de la gobernación y hasta ahora todo está en el papel pues no se materializan las soluciones y el riesgo sigue latente de quedarnos incomunicados” puntualiza el comu-nicador nortevallecaucano.

También te puede interesar:   La banda volverá a sonar en Toro
Compartir: