El Tabloide

Marino Toro Villalobos, hace cuatro décadas tomó las riendas de la emisora Voces de Occidente

Tan Bugueño como El Faro, a sus 82 años Marino Toro Villalobos transpira una vitalidad que causa envidia entre los más jóvenes. Voces de Occidente fue fundada por Ramón Antonio Azcárate Rivera en el año 1941.

En los estudios de la casa radial Voces de Occidente por la que trabaja todos los días, Marino Toro Villalobos atendió a EL TABLOIDE. El respeto a las personas e instituciones, un amor infinito por Buga su tierra natal y una humildad a prueba de todo son algunos de los aspectos más importantes de la personalidad de este hombre de radio que desde hace 40 años lidera una de las emisoras más antiguas del Valle.

Han pasado 40 años desde cuando un amigo le dijo a Marino Toro Villalobos que adquiriera la estación radial Voces de Occidente y desde entonces se convirtió en uno de sus amores al que cuida y protege, pues es sin duda un patrimonio que ya no es personal sino de todos los bugueños.
Aunque ya han pasado cuatro décadas de haber asumido las riendas de la emisora que en la década de los 40 había fundado Antonio Azcárate, nunca le ha picado el bicho del microfono y con firmeza asegura que esa tarea se la ha dejado siempre a los profesionales que saben del tema.
“Lo mío y con base en mi formación profesional es administrar y velar porque todo salga bien, que funcionen los equipos” asegura el empresario que maneja un bajo perfil siempre.

Sus orígenes

Marino Toro Villalobos es un hombre sencillo, el penúltimo de nueve hermanos que por motivos laborales de su madre, quien era educadora, terminó viviendo en el campo hasta la muerte de su padre, quien falleció tras no poder superar el dolor que le causó la desaparición trágica de uno de sus hijos.
“Cuando mi padre fallece mi mamá tomó la determinación de venirnos para el pueblo, pues éramos muchachos montañeros y ella quería vernos superados como personas” asegura.
Los deseos de querer surgir llevaron a Marino a buscar nuevos rumbos y se trasladó hacía la capital de la república donde adelantó los estudios de contaduría, profesión que aún ejerce y que le ha servido para consolidar su empresa radial.

También le puede interesar: El Rosario de la Aurora se celebra desde hace más de 60 años, una devoción muy tulueña

Para hacerse profesional fue fundamental el apoyo de su familia de la que habla con reverencia y respeto.
Hace 54 años se encuentra casado, no tuvo hijos pero tiene sobrinos a quienes los trata siempre como si lo fueran.
“Debo agradecer siempre a nuestro señor Jesucristo que me ha bendecido siempre en cada tarea que emprendo y me ha puesto siempre gente valiosa a mi lado que me ha ayudado a cumplir con los diferentes proyectos que he liderado”.

La humildad, la clave

No cabe duda que este hombre, quien es considerado una de las personas más influyentes en la Ciudad Señora, basa su trabajo en la humildad y que se denota que no tendría el exito sin el concurso de personas que lo dan todo en el trabajo.
Es el caso de Gerardo Calero, el experimentado locutor bugueño que lleva 30 años con él en Voces de Occidente y quien es el responsable del éxito de la estación que suena en la frecuencia preferencial de los 860 am.
“Gerardo es el alma y nervio pues es el que nos mantiene al tanto de la producción, la innovación de sonidos, calidad al aire, pues como le digo yo solo se de administrar y nada mas” asegura.

Respetar es su secreto

Cuando se le pregunta a Marino Toro Villalobos de ascendencia paisa, pues su padre era de Abejorral Antioquia, cual ha sido la clave para mantenerse vigente en el competitivo y cada vez más difícil mercado de la radio, no duda en señalar que el respeto a las personas, sus diferencias y condición social son los pilares fundamentales.
“Desde que asumí la gerencia de Voces de Occidente tomé la determinación y ha sido mi línea de pensamiento siempre que acá no se iba hablar mal de nadie, no se atacaría por gusto y que seríamos respetuosos del parecer de la gente, sin que ello implique no criticar aquello que no ande bien” señala el hombre de radio.
Esa línea de pensamiento le ha funcionado pues hoy después de 40 años sigue vigente e irradia una vitalidad que no hacen notar los 82 calendarios que lleva encima y con los que se pasea por las calles de su tierra natal.
Es el respeto lo que también le permite gozar de los diferentes estamentos bugueños que se suman con el respaldo publicitario y a las diferentes campañas de índole social que lidera desde la frecuencia radial que representa con orgullo.

Buga lo es todo

Para este bugueño raizal que incursionó en la política e incluso fue candidato a la alcaldía, su pueblo natal es la razón de ser y gran parte de sus acciones han estado encaminadas a fortalecer el posicionamiento que hoy tiene en aspectos como el turístico-religioso.
“Para mí el legado más importante que puedo dejar es el amor por Buga, es la ciudad que me lo ha dado todo y de la que me siento profundamente orgulloso, por esa razón creo que siempre debemos unirnos en torno a las causas sociales que se emprenden” afirma.
Es ese pensamiento el que nos permite afirmar que Marino Toro Villalobos es tan bugueño como el faro o como el Milagroso mismo y que el amor y la pasión con el que trabaja le permiten seguir un referente de la radio vallecaucana donde goza del respeto de todos.

Compartir: