En un juego intenso, la selección de Francia se impuso 4-2 a su similar de Croacia y de esta manera se proclamó campeón del mundo por segunda vez en su historia (1998-2018).

Croacia, intensa de comienzo a fin en Luzhnikí, vendió caro su desgaste y con solo 18 minutos en el campo ya perdía el juego, luego de un gol en propia puerta de Mario Mandzukic, quien peinó la pelota camino al fondo de la red, tras un balón parado de Antoine Griezmann.

Fiel a su estilo, Croacia se repuso y diez minutos más tarde (Min 28) empató el compromiso a través de Ivan Perisic, quien, con un soberbio remate de pierna izquierda, venció la resistencia de Hugo Lloris.

Apelando a la verticalidad y a las transiciones rápidas de defensa a ataque como su mejor arma, Francia encontró en una nueva aproximación a puerta un tiro penal con ayuda del VAR, que finalmente se encargó de cambiar por gol el delantero del Atlético de Madrid, Antoine Griezmann.

Con sangre en el ojo y con ímpetu, Croacia saltó al campo en la segunda parte con el afán de igualar las acciones en el marcador, situación que se vio empañada con el tercer gol francés, que cayó al minuto 59 con un remate de Paul Pogbá, que dejó plantado a Subasic bajos los tres palos de la portería norte del estadio de Luzhnikí.

Triste, así fue la situación de Croacia que siete minutos después vio caer de nuevo su valla con anotación de Kylian Mbappé, encargado de liquidar el pleito y prácticamente sentenciar la copa del mundo a favor de los franceses.

En el minuto 69, Mario Mandzukic robó una pelota a Hugo Lloris en un grosero error del guardameta del Tottenham y descontó para los croatas, que sin mucho tiempo por delante vieron lejos la opción de ser campeones del mundo por primera vez en su historia.

Didier Deschamps ingresó al campo de juego a Nzonzi y Tolisso y de esta forma evitó espacios para la selección de Croacia, que salvo algunas escaramuzas no causó daño de nuevo a la portería de Hugo Lloris.

El juego en el final fue de trámite para los galos, quienes solo esperaron el pitazo de Néstor Pitana para gritar campeones por segunda vez en su historia.

También te puede interesar:   Paro de profesores durante 48 horas para exigir garantías laborales
Compartir: