De acuerdo con la denuncia de Ferrocarriles del Pacífico, tanto los andenes como los dos pasos peatonales de acceso al centro comercial Bicentenario Plaza, deberán ser demolidos porque invadieron la zona de seguridad de la vía férrea.

El municipio no había solicitado autorización para construir en predios ajenos y no permitidos

La gerencia de Ferrocarriles del Pacífico y la dirección territorial de Invías en el Valle denunciaron esta semana irregularidades que afectan la vía férrea en Tuluá, tras la construcción del centro comercial Bicentenario Plaza.

La alerta fue dada inicialmente por el ingeniero Gustavo Giraldo, gerente de Ferrocarriles del Pacífico, quien señaló que la anomalía fue detectada en plena construcción del centro comercial, alertando a las directivas de Infituluá en torno al desarrollo de los dos pasos peatonales casi sobre la vía férrea, invadiendo la zona de seguridad que se debe respetar. “Sinembargo hicieron caso omiso a la observación”, indicó.

El ingeniero Giraldo precisó que ya se inició un proceso para el restablecimiento del espacio público por cuanto toda construcción debe conservar 12.50 metros a cada lado de la vía férrea y esto no lo cumplió el Bicentenario Plaza.

Agregó que toda construcción de este tipo que se haga en predios del Estado sin permiso de la Agencia Nacional de Infraestructura y el visto bueno de Ferrocarriles Nacionales, debe ser demolida.
Llama la atención del gerente de Ferrocarriles que fuera el mismo municipio el que desconociera las reglas y violara las normas. “Esto normalmente ocurre con familias de bajos recursos, sin mayor información, que buscan espacios donde ubicarse para sobrevivir, pero no con entes territoriales que deben conocer lo que es permitido o no”, puntualizó.

Por su parte, el ingeniero Edgar Iván Quintero, director territorial de Invía del Valle, precisó que dio inicio a un proceso juridico por cuanto asegura que parte del centro comercial Bicentenario Plaza, desarrollado por el municipio, a través de Infituluá, se construyó sobre predios de Invías, de manera ilegal”.
Consultada al respecto la ingeniera María Fernanda Sánchez, líder del proyecto Bicentenario Plaza, señaló que tanto los andenes como los dos pasos peatonales se hicieron sin tocar la vía férrea.

«El propósito fundamental de los andenes es proteger a los peatones que llegan al centro provenientes de los barrios del sur, acondicionando unas áreas de uso peatonal sin obstaculizar para nada el tránsito del tren» aseguró la funcionaria.

También te puede interesar:   Preocupa índice de niñas embarazadas en Tuluá
Compartir: