Diciembre es considerado el mes más hermoso del año; llega cargado de sentimientos, para algunos de alegría, y para otros de nostalgia, sobre todo para quienes no pueden pasarlo en familia.

Está representado por las fiestas y desde que inicia, las personas automáticamente cambian de ambiente, es como si la alegría se apoderara de todos. Siempre hay algo nuevo que recordar, festejar, organizar o disfrutar en estos días con ‘olor’ a natilla, buñuelos, pasteles, a calor de hogar y diferentes manjares.

Una tradición infalible en estas fechas es la que se celebra el 7 de diciembre, conocida como el día de las velitas. Esta se celebra como inicio de las fiestas navideñas y por lo general desde las 7:00 de la noche se empiezan a ver faroles multicolores iluminados con velas en el interior, en los frentes de las casas y en los andenes.

También te puede interesar:   Video mostraría a los guerrilleros del ELN en zona donde los niños están haciendo deporte

Pero… ¿quiénes son los encargados de suplir a las familias de estas estructuras que le aportan magia al día de las velitas?

Para la fortuna de quienes aún guardan la costumbre de encender una vela y pedir deseos a la virgen María, en el barrio Victoria, Luz Marina Restrepo y su familia, desde hace 20 años dedican parte del mes que anticipa el jolgorio navideño a la creación de faroles de todo tipo.

Para la familia Restrepo, la venta de estas pequeñas estructuras no solo representan un ingreso económico, sino la tradición familiar que les ha dado reconocimiento en su comunidad, dejándoles como premio el cariño de muchos que, al aproximarse la fecha, se inquietan si no observan a la estable familia fabricando estas piezas.

Compartir: