“…inclinarnos por la propuesta que responda a los intereses de una sociedad que hoy se siente avasallada por la corrupción…”.

Una vez más los colombianos estamos ad portas de una jornada electoral en la que escogeremos al sucesor del presidente Juan Manuel Santos, quien el siete de agosto cumplirá 8 años en la Casa de Nariño, en una gestión que ya habrá tiempo de evaluar pero en la que se destaca sin duda su esfuerzo titánico por lograr la paz con las Farc, acuerdos llenos de imperfecciones, pero que se deben ajustar e implementar por el nuevo gobierno.

Por esa razón y a menos de un mes de las elecciones, los ciudadanos debemos ser juiciosos y sin dejarnos llevar por los apasionamientos, revisar las propuestas de los diferentes candidatos e inclinarnos por la que responda a los intereses de una sociedad que hoy se siente avasallada por la corrupción rampante que se pasea por todas las instituciones llevándose todo a su paso.

Es necesario sin duda asumir una actitud crítica pero respetuosa para tomar la decisión correcta o de lo contrario en un par de años, estaremos sumergidos en un mar de lamentos por no haber actuado consecuentemente.
A esta altura del partido y para ponerlo en términos del mundial que se nos avecina en Rusia, el balón ya ha recorrido los diferentes escenarios de la democracia movido de manera habilidosa por los candidatos quienes con gambetas han dado a conocer sus propuestas que, por fortuna y gracias a la abundancia de fuentes de información, han sido desmenuzadas por expertos en temas como economía y sociedad e incluso varios de ellos, apartados de cualquier interés partidista, han dicho cuál es la más aterrizada a la realidad.

Temas como la necesaria reforma a la salud, uno de los asuntos espinosos de la actualidad, la necesidad de generar fuentes de empleos para los jóvenes que se suman a la fuerza laboral del país, la seguridad en los centros poblados y la zona rural; además de la reconstrucción del llamado tejido social han sido la bandera de esta campaña e incluso encontramos coincidencias en algunas propuestas.

Desde nuestro punto de vista, el reto primordial de quien resulte electo (seguramente en segunda vuelta) es empezar a construir un gobierno de unidad, de reconciliación en el que quepan todos los sectores y actores de la democracia dejando atrás la polarización que tanto daño le ha hecho al país.

Hacemos votos desde este medio que semana a semana palpa la realidad de la región centro y norte del Valle para que los hombres y mujeres que están en la baraja presidencial cierren sus campañas en un clima de respeto y tolerancia.
En la recta final de la campaña solo nos queda entonces decirle a Viviane Morales, Gustavo Petro, Sergio Fajardo, Iván Duque, Germán Vargas Lleras, Humberto de la Calle, Antonio Trujillo que si Dios y el pueblo les concede la gracia de gobernar la patria de sus mayores no vayan a traicionar la confianza de un pueblo que hoy luce sin esperanzas, incrédulo y fatigado por los desaciertos históricos de quienes han llegado a la casa de gobierno.

También te puede interesar:   Rusia
Compartir: