Estudiantes sin maestros

“…no es muy grato para los padres de familia sumar a sus problemas diarios el de no saber qué hacer con sus hijos todo el tiempo en casa…”

Es muy grave y preocupante la denuncia hecha por el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, a raíz del paro de los docentes en el sentido de que la confrontación interna entre los sindicatos que los reúne, ha impedido la nivelación salarial desde el mes de enero y este es uno de los puntos clave de las discusiones con el gobierno, según se desprende de las manifestaciones hasta ahora conocidas por las partes.
Es claro que los más perjudicados por este cese de actividades son los 8 millones de estudiantes que en última instancia nada tienen que ver con el problema y aún más lo son los padres de familia que no saben qué hacer con sus hijos durante los días que dure el conflicto y indudablemente crea otra serie de situaciones anómalas en el país, que actualmente tiene sobre sus hombros penosos conflictos por resolver por parte del gobierno nacional.
No cabe la menor duda que los docentes del sector oficial merecen totalmente estar muy bien remunerados si es que se quiere de verdad una mejor calidad en la educación, pero también lo es, que el gobierno no cuenta con los recursos suficientes para garantizar un buen salario hasta los años 2021 y habrá que creerle, aunque parece ser cierto que el presupuesto del presente gobierno se ha aumentado considerablemente con el fin de cumplir su promesa electoral de hacer de Colombia el país más educado en América Latina.
Le creemos igualmente a la ministra del ramo, Yaneth Giha, a quien se le nota sus ganas de acertar, quien sostiene que los recibe en cualquier momento y a la hora que quieran en la mesa de diálogo y concertación instalada meses atrás, pero que ha fracasado en los intentos de llegar a un acuerdo formal entre las partes. No es muy grato para los padres de familia sumar a sus problemas diarios el de no saber qué hacer con sus hijos en casa ya que obviamente, la mayoría tienen obligaciones fuera del hogar y de repente surge este fenomenal conflicto que les obliga a cambiar su rutina, para lo cual normalmente no están preparados y se incrementan sus líos familiares, sociales y laborales. Y ese cuentico de que los días perdidos por el paro, se recuperarán en jornadas continuas, no deja de ser una falacia, ya que no es lo mismo, tanto para los maestros como para los estudiantes.
En consecuencia abogamos por una solución rápida, justa y equitativa, para las partes,pero sí es muy cierto que la educación necesita todos los recursos necesarios y no solo los maestros, que cada vez es necesario que se preparen más y más y necesitan el respaldo total del gobierno para lograr el objetivo final, que no es otro que educar óptimamente a sus estudiantes para lograr un país en pleno desarrollo económico, social y político.
A veces nos preguntamos porqué los docentes del sector privado nunca entran en huelga, cese de actividades o paro general en el país?. Por obvias razones, están mejor pagados, tienen las mejores prestaciones sociales y el tema de la atención en salud es prioritario, lo que no sucede igualmente en el sector oficial, este es un nudo gordiano hasta ahora no solucionado, porque no solo lo económico es importante, sino también el entender la educación como un todo integral en donde participan, docentes, padres de familia, estudiantes y gobierno que tiene una obligación constitucional de ofrecer lo mejor a sus conciudadanos y estamos en mora de que así suceda.
Igualmente abogamos, no solo por la solución a los puntos que obligaron a los docentes a irse al paro general, sino también por estudiar a fondo una real solución definitiva para que el presupuesto de este sector sea el mayor de todos y al mismo tiempo sea bien administrado, con rectitud de intención, buena fe y honestidad a toda prueba, para bien de todos los colombianos.

También te podría interesar...

Portada ediciones anteriores